D√≠a de la Mujer y un cierto mal sabor de boca


2014 por los DDHH LGTB

¬†Rhut Toledano publica hoy un¬† art√≠culo,¬† l√ļcido y potente, como casi todos los que escribe, en¬† eldiario.es¬† , que constata el mal sabor de boca que deja en m√≠¬† cada a√Īo la “celebraci√≥n” del D√≠a de la Mujer. Ese d√≠a tambien te sientes¬† olvidada, silenciada.
Pese al sentido absolutamente reivindicativo de esa fecha, ves que no¬† forma¬† parte de las¬† reivindicaciones del 8 de marzo¬† #LaRepulsaSocial¬† ( enmascarada¬† por “la tolerancia” al Gay)¬† hacia la Lesbiana.¬† Esta presi√≥n social que busca la Invisibilidad de La Lesbiana(1) ¬Ņs√≥lo es una lucha de los colectivos de LGTB , COGAM¬† ?¬†Y , al final, te queda la sensaci√≥n de “desplazada” del Centro de Mujer, de “exiliada” de las reivindicaciones de los Derechos de Igualdad. ¬†
Soy plenamente consciente de que La Igualdad¬† es un Derecho que¬† a√ļn se declina en futuro. Que pese a la lucha de tantas y tantas grandes mujeres, a lo largo de los √ļltimos siglos, todav√≠a estamos en un mundo en el que existen Leyes Desiguales para las mujeres, en paises de “cultura” isl√°mica. Y que La Pobreza¬† recae con m√°s contundencia en la mujer, como consecuencia de La Desigualdad. Que en nuestro pais¬† estamos al borde de perder los Derechos logrados, a lo largo de m√°s de 40¬† a√Īos de lucha, en algunos momentos muy dura. Y por todo Eso Lucho.
Pero me sumo tambi√©n al Mensaje de¬† Ll√°mame Lesbiana¬† ,¬† de transparencia¬† cristal√≠na, que¬† Rhut Toledano ¬† env√≠a hoy , a toda la opini√≥n p√ļblica desde luego, y yo¬† env√≠o especialmente a las Mujeres en Lucha¬† por La Igualdad.

(1) El modelo de sociedad #MachoPredominante ha “integrado” en sus canones sexuales al¬† hombre_homo ,pero rechaza brutalmente el tipo de mujer diferente, y ha logrado que incluso pronunciar el nombre de Lesbiana parezca una “Perversi√≥n . Para que se entienda,¬† la sociedad¬† #machopredominante actua ante la mujer lesbiana, como lo hace la¬† iglesia ante el hombre homosexual :P√°nico y Rechazo

 

#MemoriaHistórica #MemoriaDemocrática


Francisco Etxebarria: ‚ÄúEn mi laboratorio no hay ni banderas republicanas ni crucifijos‚ÄĚ

 

Olivia Carballar / Sevilla / 5 mar 2014 1

 

Francisco Etxebarria, antrop√≥logo forense, durante la conferencia. // LAURA LE√ďNFrancisco Etxebarria, antrop√≥logo forense, durante la conferencia. // LAURA LE√ďN

 

Compromiso, s√≠. Apoyo, por supuesto. Informaci√≥n, que no se pierda ni un solo dato ni prueba para oficializar la verdad. Pero cada uno que haga lo que sabe hacer. ‚ÄúEn mi laboratorio no hay ninguna bandera republicana ni ning√ļn crucifijo‚ÄĚ, resumi√≥ ayer de manera rotunda en Sevilla el antrop√≥logo forense Francisco Etxebarria. Arriba, en un proyector, un guardia civil delante de una fosa abierta. ‚ÄúYo no soy el salvador de la patria. Pero este se√Īor no est√° preparado para recoger testimonios, exhumar o identificar las causas de la muerte. Si lo hace el Estado, no habr√° banderas republicanas, ni podr√°n llorar los familiares ante la fosa y esperar√°n los resultados en sus casas. El Estado tiene que intervenir pero dando tutela, garant√≠as y medios, poniendo a trabajar a cada uno en lo que sabe y dando el protagonismo a las familias, dejando trabajar al arque√≥logo, al historiador, al genetista‚ÄĚ, continu√≥. Que cada uno haga lo que sepa hacer, insisti√≥. No se puede decir a los familiares que las v√≠ctimas han sido torturadas con clavos, como ha ocurrido en alg√ļn caso, porque esos clavos son de los f√©retros, critic√≥ a modo de ejemplo de lo que se hace sin saberse hacer.

 

El hombre que le ha dado la vuelta a la historia con la objetividad e imparcialidad que sustenta el an√°lisis cient√≠fico de huesos -destap√≥ las torturas a Lasa y Zabala, descubri√≥ que la muerte de Salvador Allende no fue un asesinato sino un suicidio, corrigi√≥ el megal√≥mano error en el caso de los ni√Īos Ruth y Jos√©-, examin√≥ el proceso de la memoria hist√≥rica en Espa√Īa, con esos mismos ingredientes, durante su intervenci√≥n en el ciclo¬†Exhumando fosas, recuperando dignidades, con la mayor exposici√≥n sobre la materia -promovida por la ARMH y la Sociedad de Ciencias Aranzadi, tra√≠da a Sevilla por el Grupo de Trabajo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andaluc√≠a de CGT-A.¬†Presentado por el historiador Antonio Miguel Bernal, puso en cuesti√≥n la actuaci√≥n de las instituciones, de los jueces, pero tambi√©n atribuy√≥ errores a las propias asociaciones memorialistas. Los enfrentamientos entre unas y otras, reflejados muchas veces en la prensa, no ayudan a un proceso en el que es fundamental la suma de todos: ‚ÄúLo detect√≥ el relator especial de la ONU Pablo de Greiff. Y eso hace que la derecha se tronche‚ÄĚ. En el auditorio hubo quien se√Īal√≥ que las diferencias siempre han existido y quien dijo tambi√©n que muchas asociaciones est√°n en contra de las exhumaciones.

 

Seg√ļn Etxebarria, las l√≠neas que deben vertebrar este proceso son tres:¬†oficializar la verdad, la judicializaci√≥n -con la creaci√≥n, adem√°s de una comisi√≥n de la verdad- y el reconocimiento institucional. Sobre las dos primeras patas, el antrop√≥logo forense insisti√≥ en la necesidad de no perder ni un solo dato -no entiende por qu√© a la jueza argentina Mar√≠a Servini no se le ha entregado la documentaci√≥n que reuni√≥ el juez Garz√≥n- y ratificar las pruebas. Si se hace una exhumaci√≥n, hay que hacer un informe t√©cnico, y no liquidarlo con unas fotos. ‚ÄúMuchos profesionales de las universidades no se atreven a poner su firma en esos documentos, a validarlos para que luego puedan servir de prueba en un juzgado. Y muchas estrategias de los abogados no son las correctas‚ÄĚ, denunci√≥. ‚ÄúYo no soy ning√ļn genio, hay otros profesionales que tienen la misma formaci√≥n que yo pero no se atreven‚ÄĚ, dijo. E incluso puso un ejemplo de una universidad con un importante departamento de gen√©tica -sin citar el nombre- al que hab√≠an ordenado no mirar ni un solo hueso de v√≠ctimas republicanas. Porque las pruebas sirven. Hace unos d√≠as √©l mismo ratific√≥ unas investigaciones sobre las violaciones de derechos humanos en el S√°hara ante el juez Ruz.

 

En este apartado destac√≥ tambi√©n las cr√≠ticas que recibe muchas veces el movimiento memorialista sobre destrucci√≥n de pruebas. ‚ÄúNo s√≥lo no hemos destruido pruebas sino que estamos en condiciones de poder acreditarlas. Si no se hubiera hecho la primera exhumaci√≥n en El Bierzo no estar√≠amos aqu√≠‚Äú, respondi√≥ ante las preguntas del p√ļblico por el temor a que la futura ley de memoria andaluza multe a las personas que exhumen por su cuenta. La mayor√≠a de los enclaves que hoy son lugares para la memoria tampoco existir√≠an sin la labor de los familiares.

 

COMPROMISO

 

‚ÄúHagan ustedes lo que tengan que hacer, mant√©ngame informada y si necesitan un guardia civil por la noche, me lo dicen, que yo dar√© las √≥rdenes para que esta fosa est√© custodiada d√≠a y noche‚ÄĚ, cuenta Etxebarria que les dijo una jueza en 2009, en Salas de los Infantes (Burgos). Este fue el razonamiento primero que realiz√≥ la magistrada: ‚ÄúSe trata de un crimen acaecido hace m√°s de 70 a√Īos y que en todo caso ha prescrito. No obstante, m√°s all√° de ser considerados simples asesinatos, estos fueron detenciones ilegales y secuestros, y no se dieron facilidades para encontrar a las v√≠ctimas, con lo que nos encontramos en una situaci√≥n que se ha perpetuado en el tiempo y que es necesario ponerle fin. Para este juzgado, toda v√≠ctima que padeci√≥ un delito violento se merece un total respeto con independencia de su ideolog√≠a, por lo que no se deben hacer diferencias entre ellas por tales circunstancias‚ÄĚ. Toda v√≠ctima, ‚Äúsea de ETA, de Kiev o de Bolivia necesita verdad, justicia y reparaci√≥n. Y por ese orden‚ÄĚ, asegur√≥ Extebarria.

 

En el segundo razonamiento jur√≠dico, la jueza da en la clave de lo que para el antrop√≥logo forense es vivir en un estado de derecho y tener a gente comprometida: ‚ÄúM√°s all√° de valorar qu√© clase de conducta delictiva acaeci√≥, lo esencial es tratar de reparar el da√Īo que se ocasion√≥ a las v√≠ctimas o por lo menos intentar mitigarlo.¬†En una sociedad con un derecho penal en el que se est√° abogando por dar mayor protagonismo a las v√≠ctimas y sus familiares, se debe intentar favorecer que cualquier v√≠ctima pueda cicatrizar sus heridas. Estas personas, con independencia del tiempo transcurrido deben tener la oportunidad de ser reparadas o compensadas‚Äú.

 

En contraposici√≥n, ejemplific√≥ el nulo compromiso de la justicia ante otros casos. ‚Äú¬°Fueron ajusticiados, no asesinados! Rojos, os falla la memoria‚ÄĚ, reza una pintada en la pared. Est√° firmada por Falange, con su direcci√≥n web incluida. ‚ÄúEsto es insultante. ¬ŅD√≥nde est√° el informe policial? ¬ŅD√≥nde est√° la Guardia Civil? ¬ŅSe han abierto diligencias?‚ÄĚ, denunci√≥.

 

Sobre el apoyo de las instituciones, Etxebarria fue tambi√©n muy gr√°fico: desde el a√Īo 2000, cuando se realiz√≥ la primera exhumaci√≥n en Espa√Īa, en El Bierzo -‚ÄĚYo era un ignorante entonces‚ÄĚ, dijo- hasta 2013, han transcurrido menos a√Īos de apoyo que a√Īos con respaldo institucional, que ha desaparecido con el cambio de Gobierno. No obstante, incluye a las tres administraciones, no s√≥lo Madrid:¬†‚ÄúEl concejal o el alcalde al que yo he votado puede hacer a veces incluso m√°s, tambi√©n es su responsabilidad. ¬ŅNo pueden convocar un pleno e incorporar en el acta la lista de v√≠ctimas? Eso cuesta 0 euros y ser√≠a un registro oficial‚Äú. La obstrucci√≥n de muchos ayuntamientos a esta lucha sucede cada d√≠a: cerrar cementerios, no prestar sillas para actos de homenaje‚Ķ O el excesivo celo de algunos consistorios con la honradez de los contribuyentes: el Ayuntamiento de Oropesa y Corchuela (Toledo) ha puesto como requisito que los t√©cnicos de una exhumaci√≥n tienen que estar al corriente con Hacienda y la Seguridad Social.

 

‚ÄúVaya pa√≠s de palurdos, sigue diciendo una mujer que, nada m√°s volver del exilio, lo primero que hizo fue buscar la fosa de su padre‚ÄĚ, a√Īadi√≥ Etxebarria echando la vista atr√°s a las primeras exhumaciones tras la muerte de Franco. Aquella mujer se gast√≥ 300.000 pesetas y exhum√≥ a 150 personas con sus propias manos. ‚ÄúAh√≠ abajo no hay huesos, hay dignidades‚ÄĚ, concluy√≥ el antrop√≥logo forense, que nunca imagin√≥ que hubiera tantas fosas en Espa√Īa. No olvid√≥ el principal riesgo: querer construir la historia del pasado desde los intereses del presente.

 


Hoy he traído , para no salir de mi pueblo  :)  , un libro escrito por un querido paisano, cuyo valioso trabajo supone una aportación importantísima a la Recuperación de la Memoria Histórica de ese pueblo cerca de Sevilla,llamado Cantillana.

CANTILLANA II REP√öBLICA. LA ESPERANZA ROTA

EDITORIAL MU√ĎOZ MOYA EDITORES EXTREME√ĎOS
AUTOR : RAM√ďN BARRAG√ĀN REINA¬† rbarraganr@yahoo.es

CANTILLANA II REPÚBLICA. LA ESPERANZA ROTA  La brutal represión franquista, en un pueblo sevillano, es un exhaustivo estudio basado en la consulta de los documentos de numerosos archivos y en más de cien entrevistas personales con protagonistas y familiares. Es un libro de historia y de memoria.

En base a hechos hist√≥ricamente irrefutables, el lector conocer√° la explosi√≥n de j√ļbilo y esperanza que suscit√≥ la II Rep√ļblica, los avances sociales y pol√≠ticos, que dignificaron la vida y el trabajo de los jornaleros, la oposici√≥n de los terratenientes a las medidas sociales y econ√≥micas y la brutal represi√≥n franquista -durante la guerra y la posguerra- en un pueblo cercano a Sevilla donde no hubo violencia de la izquierda ni ning√ļn muerto de la derecha.

Por el contrario, muchos cantillaneros sufrieron todas, o casi todas, las circunstancias negativas de aquellos momentos. Hubo muertos al entrar la tropas sublevadas en el pueblo, fusilamientos, detenciones masivas, mujeres rapadas y humilladas, muertos en los frentes de guerra, desaparecidos, exiliados, deportado al campo de exterminio nazi de Gussen (Austria), procesados y sometidos a consejos de guerra en Sevilla, Barcelona, Valencia o Alcal√° de Henares, condenados a prisi√≥n, en muchas prisiones y en campos de concentraci√≥n de Sevilla o de otras provincias, o en batallones de trabajo, construyendo el Canal del Viar, el Canal de los Presos o las fortificaciones del sur de Espa√Īa, maestros con expedientes de depuraci√≥n, vecinos con expedientes de responsabilidades pol√≠ticas y otros, condenados por el Tribunal para la Represi√≥n de la Masoner√≠a y el Comunismo.

Todos ellos, los que murieron fusilados o en los frentes de guerra, los que padecieron cárcel y represión, regaron con su sangre y sufrimientos nuestra tierra para que un día germinara la libertad. Sirva este libro de homenaje a todos los que sufrieron la represión militar franquista en aquellos momentos.

El autor, Ramón Barragán Reina, expone en Introducción lo siguiente:

‚ÄúEl presente estudio es principalmente la Historia de los vencidos, de los perdedores, que lucharon y dieron su vida, en muchos casos, para nada, aparentemente, de forma inmediata, pues su sacrificio no sirvi√≥ para hacer realidad sus utop√≠as y esperanzas en aquellos momentos. No se extra√Īe nadie que las historias de los vencedores o de los que estuvieron a su lado, voluntaria o involuntariamente, apenas aparezcan: han sido reconocidos y exaltados durante mucho tiempo y sus nombres han estado presentes durante cerca de medio siglo en lugar destacado de la villa. Eso no significa menospreciar a nadie ni dejar de reconocer sus propios sacrificios, que, en algunos casos, termin√≥ con sus vidas. Toda vida humana tiene un valor incalculable: es v√°lida e insustituible en s√≠ misma, truncarla violentamente es un acto criminal, sea quien sea el causante. La muerte de la v√≠ctima es el gran fracaso del verdugo: su propia aniquilaci√≥n como persona al matar al otro. La Espa√Īa que surgi√≥ de la violencia desenfrenada es la anti-Espa√Īa, el lado m√°s oscuro de la espa√Īolidad, de ese ‚Äúnacionalismo espa√Īolista‚ÄĚ que se sustenta en la opresi√≥n, en la alienaci√≥n y la explotaci√≥n, es decir, en el r√©gimen de terror impuesto (terrorismo institucional o de Estado), que es la √ļnica forma de hacerla duradera: casi cuarenta a√Īos de Dictadura franquista, son muchos a√Īos, una eternidad.

Cuando empec√© la investigaci√≥n, no pod√≠a imaginarme todo lo que despu√©s he ido encontrando, no cab√≠a en mi cabeza que Cantillana hubiese sufrido tanto: un pueblo que no hab√≠a practicado la violencia como norma en su quehacer pol√≠tico, se vio inmerso en una ola de terror, que cort√≥ la esperanza nacida en tantos corazones, en tanta gente de buena voluntad, que lo √ļnico que quer√≠a era vivir algo mejor en un clima de libertad, sin temor a nada ni a nadie, con la dignidad que merece todo ser humano, sin tener que mantener actitudes servilistas. Pudo existir alg√ļn tipo de violencia, no se puede dudar en un momento convulso de nuestra Historia, pero fue infin√≠tamente menor que la que despu√©s ejercieron contra ellos: no tienen comparaci√≥n.

En Cantillana se dan todas, o casi todas, las circunstancias negativas que se dieron, en general, en toda Espa√Īa, en casi todos sus pueblos, excepto estar en primera l√≠nea de alg√ļn frente de guerra. Hubo muertos al entrar la tropas sublevadas en el pueblo, fusilamientos, detenciones masivas, mujeres rapadas y humilladas, muertos en los frentes (de uno y otro ej√©rcito, pues hubo cantillaneros en casi todas las batallas importantes), desaparecidos, exiliados en Francia y en Am√©rica (Argentina y Per√ļ), deportado a campo de exterminio nazi de Gussen (Austria), procesados y sometidos a consejos de guerra en Sevilla, Barcelona, Valencia o Alc√°la de Henares, condenados a prisi√≥n (en muchas prisiones), en campos de concentraci√≥n de Sevilla o de otras provincias o en batallones de trabajo, construyendo el Canal del Viar, el Canal de los Presos o las fortificaciones del sur de Espa√Īa, maestros con expedientes de depuraci√≥n, vecinos con expedientes de responsabilidades pol√≠ticas y otros, condenados por el Tribunal para la Represi√≥n de la Masoner√≠a y el Comunismo‚ÄĚ.

1521803_228833437290796_1210275933_n

La toma del pueblo de Cantillana 
por las tropas  fascistas,
entrando por la calle San Bartolomé

‚Ź©


En esta foto,de 15-08/1936 
aparecen Antonio Aranda Pueyo/José Pueyo 
Solís(drcha imag.)alcalde socialista en 
la II Rep√ļblica, desde febrero de 1931
a julio de 1936.Un mes mas tarde fue fusilado
 por las tropas franquistas. 

El libro est√° estructurado en dos partes claramente diferenciadas, aunque interrelacionadas: la primera, es una aproximaci√≥n a los primeros treinta a√Īos del siglo XX: abarca desde 1900 a 1930, y la segunda, corresponde a los a√Īos de la II Republica, la Guerra Civil y sus consecuencias hasta los a√Īos cuarenta, a√Īos de hambre y escasez.

La primera parte, que se corresponde con el primer cap√≠tulo, son los antecedentes m√°s inmediatos a la √©poca de libertad que supuso la II Rep√ļblica. En esos a√Īos nace una t√≠mida esperanza, representada por las primeras organizaciones obreras, que poco a poco se va abriendo camino, dentro del mundo rural propio de la Andaluc√≠a latifundista del primer tercio del siglo XX, en el que domina econ√≥mica, social y pol√≠ticamente una √©lite que se intercambia en sus papeles para controlar todas las instituciones locales, incluidas las religiosas. Es una √©poca en la que Cantillana experimenta un lento, pero continuo, crecimiento demogr√°fico, dentro de un atraso generalizado con pocos signos de modernidad y con una acumulaci√≥n de problemas sociales y pol√≠ticos sin resolver, y en la que residen durante un tiempo dos personalidades de gran relieve hist√≥rico andaluz: Blas Infante, notario de Cantillana de 1910 a 1923, y Pedro Vallina, m√©dico comprometido con la lucha contra las enfermedades y las causas que la producen: creo un sanatorio antituberculoso en 1923.

La segunda parte (cap√≠tulos II, III, IV, V y VI) comienza con la explosi√≥n de j√ļbilo por la proclamaci√≥n de la II Rep√ļblica, seguida de cambios sociales, pol√≠ticos y culturares nacionales y locales, que suponen el florecimiento de la esperanza, aunque existan momentos contradictorios, de retroceso, pero con avances indiscutibles, y termina con la brutal represi√≥n franquista, que se inicia con la ocupaci√≥n militar del pueblo por la tropas sublevadas y sus nefastas secuelas (muertes, fusilamientos, c√°rceles y huida de muchos cantillaneros), y contin√ļa con la Guerra Civil, con sus sufrimientos y muertes, y con la dura y represiva posguerra, cuando ya la esperanza est√° rota, aunque no muerta.

La √©poca republicana, de 1931 a 1936, tiene para Cantillana, como para toda Espa√Īa, un balance claramente positivo en un ambiente de libertad, cultura y progreso social como lo demuestra, entre otros aspectos, su constante crecimiento de poblaci√≥n, al convertirse en un punto de atracci√≥n para otros andaluces y bastantes extreme√Īos; pero sobre todo, por la mejora y dignificaci√≥n de las condiciones de vida y trabajo de los obreros del campo, y todo ello sin que se modificaran sustancialmente sus estructuras agrarias, que permanecieron casi inalterables, y por las conquistas legales y sociales de las mujeres, el desarrollo de la ense√Īanza p√ļblica y laica y el funcionamiento de las instituciones democr√°ticas, que no excluyeron a nadie. En esta √©poca sobresalen las figuras de Jos√© Pueyo Sol√≠s, l√≠der socialista y Alcalde, y la de Manuel Barrera Mac√≠a, dirigente cenetista, querido y respetado por todos. Ambos fueron fusilados posteriormente.

A partir de la ‚Äúreconquista‚ÄĚ de Cantillana el 30 de julio de 1936 por la Columna del Comandante Gutierrez P√©rez, dependiente de Queipo de Llano, la situaci√≥n va a cambiar dr√°sticamente, como tendr√° tiempo el lector de comprobar, pues, adem√°s de las v√≠ctimas mortales habidas, de los encarcelamientos padecidos y de las humillaciones sin fin, se producir√° una disminuci√≥n de la poblaci√≥n y una vuelta atr√°s en las relaciones laborales y en las condiciones de vida, unidas al terror, la opresi√≥n y la represi√≥n pol√≠tica en todas sus modalidades, que marcar√°n la vida de los cantillaneros. Adem√°s conocer√° las vicisitudes de los cantillaneros huidos, en su mayor√≠a enrolados en el ej√©rcito republicano, defendiendo la II Rep√ļblica, en todas las provincias y en numeras unidades militares. Una vez terminada la Guerra Civil, ya en la posguerra, m√°s represi√≥n, con los correspondientes Consejos de Guerra, m√°s de cincuenta, a casi todos los que estuvieron huidos, y m√°s penurias y calamidades, de las que fueron saliendo poco a poco con esfuerzo y trabajo, en un contexto hostil, en especial para los procesados y condenados por los Tribunales Militares y para sus familiares.

Insistiremos por #LaMemoriaDemocr√°tica


S√°bado 15/03/2014 | Actualizado 12:35 h

Familiares de once v√≠ctimas de la represi√≥n de la posguerra recuperan sus restos 67 a√Īos despu√©s


Contrapoder

Espa√Īa: de la desmemoria a la memoria neofranquista

El Estado y el derecho posteriores a 1978 no contienen referencias a la dictadura o a la lucha antifranquista. Determinados sectores políticos promovieron la desmemoria con el argumento de la reconciliación primero y de que el Estado no debe inmiscuirse en la memoria individual después.

Esos mismos sectores son los que han impulsado una revisión franquista de la historia que toma forma en documentales y libros de poco rigor científico pero enorme impacto social. Esa historia en migajas ha abierto el camino al relato neofranquista que poco a poco va desarrollando el Estado con decretos y leyes.

__________________________________

Flecha indicativa Fosa de Cantillana. Sevilla

Identificación y descripción

Fotografía a pie de fosa
Código: 4102301
Car√°cter: Cementerio interior
Provincia: SevillaMunicipio: Cantillana
Fecha: 1936Titularidad: P√ļblica

Localización-Descripción

En una esquina derecha del cementerio de Cantillana, al final del primer cuadrante que era donde terminaba el cementerio.
Es difícil de reconocer. Forma una esquina, que comunica una parte del cementerio con otra más nueva, situada en la zona oriental del cementerio, y está cubierto de cemento. Desde 2007 hay un monolito sobre ella.
Contexto Histórico
Víctimas: Desconocido
Fuentes
Relato Histórico
  • En CANTILLANA, el historiador Ram√≥n Barrag√°n contabiliza entre 7 y 12 el n√ļmero de v√≠ctimas que pudiera haber en la fosa com√ļn, todos ellos asesinados el mismo 30 de julio cuando los fascistas toman la localidad. Las decenas de cantillaneros represaliados d√≠as posteriores, mayoritariamente, lo ser√°n en Sevilla.
  • Una vez tomado el pueblo, en el cuartel, casi por sorteo, escogieron a un grupo de hombres que fueron fusilados sin m√°s en el Barranco, al final de la callejuela que sale de la Plazoleta del Ca√Īo en ese sentido. Fueron 6 hombres. Fueron enterrados en una fosa com√ļn abierta al efecto en el lugar donde estaba el quemadero del cementerio, por detr√°s de la primera fila transversal de nichos, seg√ļn pudo averiguar. De hecho consta en las actas municipales el pago de 27 ptas. por sepulturas abiertas en el cementerio, y 7,5 ptas. para ladrillos. Actualmente el lugar donde yacen los cuerpos, es dif√≠cil de reconocer, pues forma una esquina, que comunica una parte del cementerio con otra m√°s nueva, situada en la zona oriental del cementerio, y est√° cubierto de cemento.
  • Junto a los fusilados en el Barranco pueden estar enterrados en este lugar algunos o todos los que murieron al entrar las tropas en el pueblo, aunque ya es imposible saber con exactitud quienes y cuantos est√°n ah√≠ enterrados. Salvo los ejecutados el primer d√≠a, el 30 de julio, nadie m√°s fue fusilado en Cantillana; los fueron sacando, poco a poco, fuera del pueblo. La mayor√≠a fusilados en las tapias del cementerio de Sevilla y enterrados en la fosa com√ļn.

Actuación

Fecha: 2007
Promotor: Ayuntamiento
Descripción de la actuación
  • En una esquina derecha del cementerio de Cantillana, al final del primer cuadrante que era donde terminaba el cementerio.
  • Monolito inaugurado en el a√Īo 2007 en el lugar que ocupaba la fosa com√ļn en memoria de los cantillanos asesinados.

Flecha indicativa Fosa de Aguadulce. Sevilla

Identificación y descripción
Fotografía a pie de fosa
Código: 4100101
Car√°cter: Cementerio interior
Provincia: SevillaMunicipio: Aguadulce
Fecha: 1936Titularidad: P√ļblica

Localización-Descripción

Entrando por la puerta principal se toma el pasillo inmediato hacia la derecha hasta el final en que se topar√° con un cuadrante en el que se est√°n construyendo hileras de nichos. Las fosas del cementerio de Aguadulce se ubican en ese espacio.
La posible fosa o parte de ella fue alterada con la construcción de una hilera de nichos en 2004. En la actualidad, en el lugar donde se supone que están las fosas hay construido un bloque de nichos, aunque es posible que haya más fosas en el espacio circundante.
Contexto Histórico
Víctimas: Desconocido
Fuentes
Relato Histórico
  • La localidad de Aguadulce fue ocupada por la Columna de Castej√≥n a finales de julio inici√°ndose la represi√≥n desde los inicios. Poco se sabe de las fosas de la localidad, pues no ha habido ninguna intervenci√≥n, ni de tipo familiar ni institucional, sobre ellas.
  • Se sabe por los registros civiles de varias localidades y por la historia oral de que en Aguadulce fueron fusiladas personas de pueblos vecinos y del propio. Hay constancia de al menos cuatro pedrere√Īos fusilados el 10 de agosto de 1936. Uno de Gilena el 8-8-36. Dos de Casariche el 10 y el 17 de septiembre de 1936. Uno de Marinaleda el 18-8-36. Un grupo de seis vecinos y vecinas de Los Corrales‚Ķ m√°s las propias v√≠ctimas locales que algunos investigadores las aproximan hasta 30. Es de suponer que todos estos individuos que fueron sacados de sus pueblos para ser asesinados en Aguadulce fueran enterradas en la propia localidad.
  • Por lo que sabemos, s√≥lo las familias de los pedrere√Īos fusilados en Aguadulce han hecho p√ļblico su deseo de recuperar los restos de sus seres queridos de la fosa com√ļn del cementerio.
  • Por otra parte, hay otro paraje externo que seg√ļn fuentes orales era un lugar donde tuvieron lugar fusilamientos de v√≠ctimas republicanas. Se cree, seg√ļn estas fuentes, que algunas de estas v√≠ctimas eran enterradas en el mismo lugar.

Actuación

  • Fecha: 2006
  • Promotor: Familiares
  • Descripci√≥n de la actuaci√≥n
  • Entrando por la puerta principal se toma el pasillo inmediato hacia la derecha hasta el final en que se topar√° con un cuadrante en el que se est√°n construyendo hileras de nichos. Las fosas del cementerio de Aguadulce se ubican en ese espacio.
  • En 2004 con motivo de obras en el cementerio se hallaron los restos de tres individuos varones. Familiares de v√≠ctimas de Pedrera que fueron fusilados en Aguadulce reclamaron los restos para que en la Universidad de Granada se le hiciera la identificaci√≥n gen√©tica que finalmente fue negativa. Es posible que pertenezcan a otras v√≠ctimas. Los restos est√°n custodiados en el osario del cementerio.
Consejer√≠a de Administraci√≥n Local y Relaciones Institucionales¬†| ¬† Plaza Nueva, n¬ļ4, 41001 – Sevilla – Tel√©fono: 95 504 10 00¬†| ¬† Mapa Web

Homenaje a Mandela de Mi Amiga Querid√≠sima, Genoveva


 

Minuteca Nelson Mandela

[Al final del post a√Īado enlance de los 3 mejores post a prop√≥sito de la desaparici√≥n de Nelso Mandela]

 

Trayvon Martin y el debate racial en EE UU

Lo valioso de los homenajes es hacerlos cuándo y dónde  suceden  las circunstancias que reclaman una adhesión  comprometida y valiente con los valores que defiende el Homenajeado. Lo demás son Necromemoriales que,en muchos casos, habría que vomitarlos.

Y en esa tesitura, cuando teníamos aun la presencia luminosa de Mandela entre nosotros, estuvo mi valiosa y queridísima amiga Genoveva (nombre ficticio) una madrugada de agosto.

Hacia las¬† 2 y 30, cuando regresaba¬† al Coll¬† d¬īen Rebassa (Palma)¬† de una cena con amigos, a la altura de Mercapalma¬†¬† alguien , desde¬† la cuneta, agitaba los¬† brazos pidiendo ¬Ņayuda? Su primera reacci√≥n, dada la hora, fue continuar sin detenerse, pero a los pocos metros le surgi√≥ la pregunta ¬Ņ‚ÄĚy si es alguien que necesita ayuda‚ÄĚ?Volvi√≥ al punto en el que le hab√≠an hecho se√Īales y encontr√≥ a dos j√≥venes negros junto a un coche .El joven que hab√≠a agitado los brazos se le acerc√≥ y le coment√≥ que hac√≠a m√°s de dos horas que llevaban all√≠ parados, con el coche sin gasolina. Ella era la primera persona que se paraba a atenderlos.

Genoveva le preguntó si llevaba alguna garrafa vacía y le subió al coche para acercarse a la gasolinera más próxima y comprar la gasolina.

La gasolinera estaba atendida por otro joven, blanco del ‚Äútipo falt√≥n‚ÄĚ , que antes de que el joven negro terminara de pedirle 3litros de gasolina, le lanz√≥, con la ‚Äúautoridad‚ÄĚ que otorga ser blanco_nativobalear_conDNIacreditativo,¬† #LaPreguntadeLaSospecha :‚Äú¬°eh, tienes dinero?‚ÄĚ. Y Genoveva, que no mide m√°s de 1,55 de altura, pero¬† en estos casos se transforma en un gigante,que se apodera de la situaci√≥n, le grita desde el coche ‚Äú¬°oye, h√°blale bien,que √©l te ha hablado con respeto! ..y *si no tuviera dinero no habr√≠a venido a comprar gasol√≠na!!

Acaba todo bien en la gasolinera, el  joven negro regresa al coche con la garrafa y él y Genoveva vuelven a la cuneta de Mercapalma, en donde espera el segundo joven negro. Procederán a vaciar la gasolina en el depósito del coche y lo pondrán en marcha para volver a su casa.

Y, antes de despedirse, Genoveva les aconseja que no cojan por el Cam√≠ Fondo,porque hay obras y a √©lla casi la multan por entrar hasta la rotonda(menos mal que el agente de la guardia civil se ‚Äúablanda‚ÄĚ porque me ve una se√Īora mayor (70 a√Īos mejor llevados que la Fonda Sonrisa) .

Y puedo contar esta historia porque, casualmente, algo digímos en una conversación que hizo recordar a Genoveva aquellos hechos de agosto.

No he encontrado mejor Homenaje a Nelson Mandela.

(*_esa es la confianza en las personas,lo dem√°s son bla,bla, bla_)


La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del juradoVer m√°s en: http://www.20minutos.es/noticia/1872328/0/trayvon-martin/george-zimmerman/jurado-racismo/#xtor=AD-15&xts=467263
La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del juradoVer m√°s en: http://www.20minutos.es/noticia/1872328/0/trayvon-martin/george-zimmerman/jurado-racismo/#xtor=AD-15&xts=467263
La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del juradoVer m√°s en: http://www.20minutos.es/noticia/1872328/0/trayvon-martin/george-zimmerman/jurado-racismo/#xtor=AD-15&xts=467263
La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del juradoVer m√°s en: http://www.20minutos.es/noticia/1872328/0/trayvon-martin/george-zimmerman/jurado-racismo/#xtor=AD-15&xts=467263
La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del jurado

Ver más en:  Adiós Nelson Mandela, tenaz luchador por la libertad Rosa María Artal en ElPeriscopio

La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del jurado

javier_valenzuelaVer más en:      Llanto por Madiba    Javier Valenzuela en Infolibre

La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del juradoVer m√°s en: http://www.20minutos.es/noticia/1872328/0/trayvon-martin/george-zimmerman/jurado-racismo/#xtor=AD-15&xts=467263
La muerte de Trayvon Martin no tuvo motivaciones raciales, dice un miembro del juradoVer m√°s en: http://www.20minutos.es/noticia/1872328/0/trayvon-martin/george-zimmerman/jurado-racismo/#xtor=AD-15&xts=467263

“La Recuperaci√≥n” Econ√≥mica (de los 50)


Una bicicleta “Orbea” y un autom√≥vil de los a√Īos 50,reflejo de la “Recuperaci√≥n Econ√≥mica” del gobierno del PP

2013-10-30-15-15-54--291192782;

 

En 1957¬† yo ten√≠a 6 a√Īos e , inevitablemente,¬†la vida alrededor representaba La Concepci√≥n del Mundo. C√≥mo era La Vida, c√≥mo era El Mundo.

Recuerdo unas tardes¬†de verano¬† (dejo su mechado literario para otra ocasi√≥n) en las que conoc√≠ uno de los veh√≠culos m√°s prestigiosos del¬† subdesarrollo ¬†local.¬†Mont√© en¬† bicicleta. En casa ten√≠amos,¬† como √ļnico posible medio de transportes propio, un par de mulas.

En aquellos a√Īos, socialmente, estaba muy mal visto que una mujer soltera saliera de casa sola (aunque si¬†se ve√≠a bien¬†que lo hiciera para ¬†ir a comprar a la plaza).Deb√≠a ir acompa√Īada, aunque fuera de una ni√Īa de cinco a√Īos (cual carabina!! ) , normalmente sobrina o vecina . Y a mi, afortunadamente (era muy enriquecedor¬†el ¬†mundo adulto) , me toc√≥ hacer aquel¬† papel en el verano de 1956.

En esos a√Īos, el novio de una de mis vecinas de plaza, se encontraba haciendo el servicio militar, y los padres de este no viv√≠an en el casco urbano del pueblo. Si mi vecina necesitaba hacerles¬†una visita , con cierta ¬†informaci√≥n postal de su¬†hijo, ten√≠a que hacer una caminata de, aproximadamente,¬†una hora. Se trataba de ¬†una ¬†casita de pe√≥n caminero, en el margen izquierdo del r√≠o Guadalquivir, a la altura del Salto de Agua reci√©n inaugurado, con su Puente Nuevo .

10622836_308143596026446_9165081009111508983_n

Construcción de la Presa ( Salto de agua )

A√Īo de construcci√≥n: 1956.

Aunque hasta ese momento s√≥lo hab√≠a una manera de cruzar el r√≠o y era en barca, a aquella fara√≥nica obra el pueblo le llam√≥ “El Puente Nuevo”. Pero volvamos a la casita de los padres del novio de mi vecina. La casa estaba al borde de un camino local, y detr√°s ten√≠a una charca limpia, en la que viv√≠an una docena de patos_ mi excitante motivaci√≥n para soportar una caminata de 45 minutos, a los 5 de la tarde, del mes de julio, en un pueblo de la sierra norte de Sevilla_ que serv√≠an de ayuda a la¬†pobre econom√≠a familiar.

Hasta ese lugar, y de mi mano fiel,¬†se dirig√≠an los pasos de mi vecina, en aquellas tardes de julio de 1956, llevando y recibiendo noticias, llegadas por carta , de los infructuosos d√≠as de servicio militar de su novio. Lleg√°bamos sobre las 6 de la tarde, y pasaban un par de horas , hasta que otro de los hijos de la familia llegaba de la recogida de la remolacha, se aseaba y nos acompa√Īaba¬†de ¬†vuelta a casa, pues el tiempo crepuscular tambi√©n estaba asignado en¬† mi pueblo. Era la hora de las parejas¬† ¬°¬°¬†a_com_pa_√Īa_das !! . Hab√≠a que llegar al pueblo en compa√Ī√≠a de un hombre, para ser vistos con respeto.¬† Aquel hombre ten√≠a la costumbre, despu√©s del trabajo, ¬†de acercarse al pueblo y hacer su vida de soltero. Y hab√≠a conseguido comprarse el medio de transporte, que le permit√≠a hacerlo desahogada y modernamente. Se hab√≠a comprado¬†una bicicleta Orbea. Nuestra salvaci√≥n . Sobre las 8:30 h de la noche nos desped√≠amos de la familia y nos acerc√°bamos al propietario de la bicicleta. El sub√≠a primero, seguido lo hac√≠a mi vecina, montando en la parte trasera a lo “amazona”, y finalmente ¬†el¬† hombre me tomaba por la cintura con su mano izquierda y me¬†sentaba, de una alzada, en la barra de la bici. Ya estaba el veh√≠culo preparado para marchar.

Esos regresos en hora crepusculares fueron una de las m√°s ricas experiencias est√©tico_emocionales que he vivido, porque desde el lado derecho de la carretera, por el que rodaba la bicicleta, ten√≠amos la¬†visi√≥n ¬†m√°s¬†espectacular¬†¬†e in√©dita del entorno. Pero ni la belleza ni el cautivador silbado de canciones del ciclista, nos evitaba el terror a La Ca√≠da. La carretera era¬†de pura gravilla y de bastantes baches.¬†√Čramos ¬†tres¬†en una bicicleta, y lo m√°s destacable es que estamos , o estoy, aqu√≠ para cantarlo. En gran parte¬†debido a que, a esas horas, ya no circulaba¬†nada ¬†por la carretera (comarcal)¬† y nos habituamos a esa “seguridad”. Aunque un d√≠a si ocurri√≥ algo que hizo feliz a mi vecina. En los primeros metros de nuestra salida a la carretera nos abord√≥ un coche negro, al que mi vecina se volc√≥ literalmente para saludar a su conductor. Era el se√Īor¬†¬†de la casa en donde ella estaba “sirviendo” (¬†trabajando de criada). Hombre cari√Īoso y sencillo , baj√≥ del coche y nos hizo subir a las dos para acompa√Īarnos hasta nuestra casa. El ciclista llegar√≠a solo al pueblo esa noche. Recuerdo¬†que, en los d√≠as siguientes al paseo en coche,¬†las amigas de mi vecina bromeaban conmigo dici√©ndome ¬†“Pastora, ¬°postin!, que t√≥ es tuyo” Esta bromista y divertida frase, que por cierto no se me ha borrado de la memoria , era la destilaci√≥n festiva de una Econom√≠a de “autom√≥viles y bicicletas”,¬†“se√Īores y sirvientas” , etc.¬†¬ŅEs esta la Econom√≠a que estamos Recuperando ?

_____________________________________________________

_PDT,- Hallazgos de hace unos minutos

 

MA√ĎANA, PRESENTACI√ďN MI LIBRO ‘UN PASEO EN BICICLETA’, EN EL PRINCIPAL

 

 

 

Veinte a√Īos.


#VagaIndefinidaDocentsBalears

SIALAVAGADOCENTS-01-1-1

Juanjo Perez, Docent de Baleares publicó en su facebook esta Nota que dice al Govern de Bauzá, con Inteligencia y Lucided , Todo Lo Que Debería Saber, y No Sabe Ni Quiere

El 04/10/2013, a las 01:43, xavitus escribió:
Yo querria aportar esto

https://m.facebook.com/notes/juanjo-p√©rez/veinte-a√Īos/10202240514044452

Aquí el texto completo. Creo que es digno de ser compartido por todas partes, por su claridad expositiva y su radicalidad (en el sentido de ir a las raíces del tema):

Veinte a√Īos

3 de octubre de 2013 a la(s)¬†11:25¬†Ma√Īana, 4 de octubre, har√° veinte a√Īos que empec√© a trabajar como maestro de ingl√©s en escuelas primarias de nuestro sistema de educaci√≥n p√ļblica, sistema en el que sigo trabajando con orgullo a d√≠a de hoy como profesor de filosof√≠a en un centro de educaci√≥n secundaria. Creo que puedo hablar con cierta propiedad de educaci√≥n y desde luego con mucho m√°s conocimiento de causa que si me pusiera a hablar, es un decir, de compraventa de pisos o de la caza del ciervo. Amo y valoro mi profesi√≥n tanto como la dignidad que √©sta me confiere y que ustedes pretenden arrebatarle. Por eso, y por lo que estamos viviendo estos d√≠as, escribo una serie de reflexiones para que lleguen hasta donde el sentido com√ļn quiera llevarlas. Y lo hago en castellano, clarito y sin rodeos, para que me entiendan los fantasmas y los cazafantasmas de estos d√≠as de gomina y GESTAPO. Porque resulta que me apellido P√©rez y que hablo en castellano con mi mujer que es andaluza y con mis hijos que son mallorquines; un castellano m√°s o menos igual que el que mis padres hablaban conmigo, que es mi lengua materna y no odio en absoluto aunque ustedes pretendan hacer creer que las camisetas verdes son un arrebato hispanof√≥bico de independentistas perroflautas. Por eso y para que entiendan los nuevos inquisidores de despacho y¬†twitter¬†que no soy un rojo pancatalanista independentista, (aunque s√≠ soy bastante rojo y bastante independiente). Por eso y porque adem√°s llevo veinte a√Īos ense√Īando en catal√°n, defendiendo esa lengua que ustedes dicen que no existe, porque tambi√©n es mi lengua y porque es la lengua que utilizo cada d√≠a en mi trabajo y en mi vida cotidiana simplemente porque es la lengua en la que se debe ense√Īar por puro respeto a la historia, a la cultura y a la libertad y porque es muy triste que todav√≠a hoy haya que explicar esto y que una lengua necesite ser defendida de personas como ustedes, que tienen menos principios que conocimientos y menos conocimientos que poder. Porque eso es lo que son, se√Īores, tontos con poder y sin principios y no merecen el respeto de nadie, ni siquiera el de s√≠ mismos.Se lo digo despacito y por partes para que me entiendan. Se lo digo tambi√©n a la brava y sin pensar mucho en las consecuencias para que me inscriban con may√ļsculas en una de sus listas negras y vengan a buscarme a mi casa cualquier tarde de estas para fusilarme despu√©s al amanecer. Cojan un diccionario y tengan a mano alg√ļn asesor bien pagado porque en los pr√≥ximos p√°rrafos aparecen palabras que ustedes desconocen como ‚Äúlibertad‚ÄĚ, ‚Äúdemocracia‚ÄĚ, ‚Äúpedagog√≠a‚ÄĚ o ‚Äúeducaci√≥n‚ÄĚ. Ah√≠ va:1).¬†Sobre su Tratamiento Integrado de Lenguas: es un engendro. Es una patra√Īa inveros√≠mil que nada tiene que ver con la educaci√≥n. Adolece de tantos males que s√≥lo desde el m√°s absoluto cinismo puede ser defendido. Para empezar les comentar√© que ‚Äúintegrado‚ÄĚ es algo que surge de la integraci√≥n. Tratar tres lenguas por separado a partes iguales en una distribuci√≥n porcentual del 33% no es llevar a cabo un tratamiento ‚Äúintegrado‚ÄĚ, sino hacer una tratamiento ‚Äúdistributivo‚ÄĚ absurdo que s√≥lo encaja en una mentalidad empresarial como la suya. Es m√°s bien una gilipollez superlativa y en t√©rminos menos groseros una canallada pedag√≥gica. Un tratamiento integrado consistir√≠a en tratar conjuntamente contenidos comunes de las dos lenguas que pretenden integrar que tienen un mismo origen (¬Ņdebo decirles qu√© dos de las tres lenguas son o hasta ah√≠ llegan?). Un tratamiento integrado consiste en dedicar esfuerzos, en primaria sobre todo, a ense√Īar conjuntamente aquellas estructuras comunes, (sintaxis, morfolog√≠a y gram√°tica; tipolog√≠as textuales, comprensi√≥n lectora y expresi√≥n escrita), para poder despu√©s dar un trato diferencial a aquellos aspectos (fundamentalmente ortogr√°ficos, l√©xicos y tambi√©n morfol√≥gicos) que no son comunes y que por supuesto no son tantos. Todo eso lo ignoran ustedes que jam√°s han abierto un libro, como ignoran que ya se ven√≠a haciendo en algunos centros donde he tenido el orgullo de trabajar. No lo saben porque no se han molestado en preguntar o en pisar alguno de esos colegios p√ļblicos que dicen defender pero a los que no llevan a sus hijos para que no cojan ninguna enfermedad grave como la tolerancia o el respeto a la diferencia. Y sobre todo no lo saben porque no escuchan, porque ya se lo ha dicho todo el mundo, pero ustedes s√≥lo se escuchan a s√≠ mismos (y no a todos).Sobre la tercera lengua y c√≥mo integrarla, qu√© decir. ¬ŅQue para aprender ingl√©s tal vez ser√≠a bueno ense√Īar ingl√©s y no ciencias sociales? Es que da verg√ľenza hasta plantearlo porque es tan evidente que ofende al sentido com√ļn. ¬ŅHan o√≠do hablar del aprendizaje significativo? ¬ŅSaben lo que son las cuatro habilidades b√°sicas en una lengua? ¬ŅEntienden que el valor instrumental de una lengua como la inglesa carece de sentido desde el momento en que no hay una competencia m√≠nima suficiente para poderla utilizar como instrumento? ¬ŅEntienden qu√© significa ‚Äúvehicular‚ÄĚ? ¬ŅCreen que se llega a alg√ļn sitio en un veh√≠culo que no se sabe conducir? ¬ŅEntienden que para aprender una lengua como la inglesa a un nivel que permita la comunicaci√≥n directa hay que establecer situaciones en las que esa lengua pueda ser utilizada? ¬ŅEntienden que no puede ser con 35 alumnos en un aula? ¬ŅEntienden que su deriva esquizofr√©nica no tiene nada que ver con ense√Īar o aprender ingl√©s? ¬ŅSaben el precio que van a hacer pagar por eso? ¬ŅSaben lo que sacrifican a cambio de su pertinaz incompetencia? ¬†¬†Dejen de mentir. Ustedes no quieren que nuestros alumnos aprendan ingl√©s, ustedes quieren que ¬†aprendan¬†en¬†ingl√©s para que¬†no¬†aprendan¬†en¬†catal√°n y punto. Y no hay m√°s. Porque les jode aceptar una Espa√Īa plural, multicultural, plurinacional y pluriling√ľe. Porque siguen queriendo una Espa√Īa √ļnica con una lengua √ļnica y con lenguas menores de segunda divisi√≥n que se hablen en el √°mbito familiar como un residuo folkl√≥rico de algo que ya no existe. Porque ustedes son los mismos de antes que llevaban cuarenta a√Īos escondidos debajo de las piedras y que ahora se han crecido, se han venido arriba y pretenden volver a ganar una guerra civil en la que nadie m√°s quiere pelear.2).¬†Sobre la imposici√≥n de su decreto: es un insulto vergonzoso y vergonzante a la democracia. Hace tiempo que la democracia es una farsa en casi todos sus √°mbitos. Hace tiempo que la ley electoral, el bipartidismo, la disciplina de voto en los parlamentos y en los ayuntamientos, la manipulaci√≥n informativa y las injerencias del poder ejecutivo sobre los otros dos la han matado. Hace tiempo que toda esa mierda ha convertido la democracia en una gran mentira, pero por lo menos hasta ahora se disimulaba el abuso un poco m√°s. Se lo explico despacito nuevamente porque de democracia parecen saber menos que de educaci√≥n. Hay tres tipos de democracia: la directa, la representativa y la participativa. En la democracia directa, el pueblo toma directamente las decisiones. Es un tipo de democracia en desuso, porque dicen que no es funcional y porque no dicen que les da miedo. Por eso existe otra, la representativa, que se basa fundamentalmente en que el pueblo elige a sus representantes y estos¬†est√°n obligados¬†a hacer cumplir la voluntad general desde el poder ejecutivo, (que les permite gobernar seg√ļn las leyes que est√°n aprobadas), y desde el poder legislativo, (que permite modificar esas leyes e incluso cambiarlas por otras). El tercer poder, el judicial, deber√≠a simplemente hacer cumplir esas leyes al margen de los otros dos. Pero cambiar o modificar una ley no es algo sencillo ni gratuito y no se puede hacer desde la perspectiva de un partido determinado ni a√ļn habiendo ese partido arrasado en unas elecciones.Pues bien, ustedes pretenden legislar desde el poder ejecutivo, pisoteando el legislativo e ignorando adem√°s al poder judicial. Eso es lo que se hace cuando se gobierna por decreto. Se pasa por encima del Parlament y se decide que se puede tocar la fibra m√°s sensible de algo tan importante como un sistema de educaci√≥n p√ļblica sin someterlo a debate parlamentario, sin escuchar a otras voces y a otras tendencias y redactando un decreto de mierda de cuatro p√°ginas con tres asesores gregarios encerrados en un despacho. Porque eso es lo que han hecho. Fingen que s√≠, que buscan consenso, pero redactan un decreto¬†kamikaze¬†que ha sido rechazado desde los colegios, institutos, consejos escolares, ayuntamientos, universidad, inspecci√≥n educativa, asociaciones de padres y, lo m√°s importante, desde la calle. Con cien mil personas que van a seguir grit√°ndoles al o√≠do que son unos miserables por el resto de sus vidas cuando ustedes intenten dormir por las noches.Sus argumentos tambi√©n son miserables. Se inventan mayor√≠as silenciosas que son tan silenciosas que no pueden decir nada y pretenden hacer creer que lo que hacen estaba en su programa electoral y por ello se sienten legitimados a hacerlo. Es falso, rotundamente. Nunca hablaron en su programa electoral de cambiar el esp√≠ritu y la estructura de nuestro sistema educativo. Utilizan eufemismos y medias verdades para tergiversar unos hechos que les est√°n dando la espalda d√≠a tras d√≠a. La mayor√≠a que obtuvieron en las elecciones no les da derecho a tanto. Es una simple mayor√≠a parlamentaria, que no social ni ciudadana, que no les da derecho a ir m√°s all√° de lo que es malgobernar durante cuatro a√Īos que probablemente ser√°n menos.Y lo que hacen no es por casualidad, ni al azar. Esto que hacen con nosotros forma parte de algo m√°s grande y turbio y sus objetivos son bien claros en Espa√Īa y fuera de Espa√Īa: desmantelar el estado social aniquilando todo lo p√ļblico y someti√©ndolo indecentemente a los intereses de corporaciones privadas. El estado social tiene tres estandartes que son la seguridad social, la sanidad p√ļblica y la educaci√≥n p√ļblica. Ustedes pretenden desarmarlos a los tres, desarbolar y desmantelar los pilares del estado social en beneficio de entidades privadas y de un reparto patrimonial de la riqueza que empieza a resultar asqueroso. Una vez desarmado el estado social, ¬Ņqu√© queda? Un estado constitucional, aparentemente de derecho, en el que los ciudadanos somos simplemente votantes y contribuyentes, sin derechos sociales y con una merma evidente de nuestros derechos civiles. Nada se espera de nosotros despu√©s del voto m√°s que el sometimiento y la tributaci√≥n. Y si discrepamos se inventan una ley de s√≠mbolos que nos proh√≠ba demostrarlo p√ļblicamente y si protestamos una de convivencia para hacernos callar y que seamos una silenciada mayor√≠a silenciosa como la suya. Miserables.3).¬†Sobre la marea verde: es el despertar a la democracia participativa. El tercer tipo de democracia, ese que les provoca sarpullidos y miedo. Un tipo de democracia que nunca se nos hab√≠a explicado y que por cierto quieren prohibir que explique a mis alumnos, prefieren que otro menos rojo que yo les ense√Īe a rezar de rodillas. Es un tipo de democracia que empez√≥ a despertar hace dos o tres a√Īos a ra√≠z de los movimientos asamblearios del 15M y que ahora ha tomado una nueva forma con la que no est√°n acostumbrados a tratar. D√©jenme explicarles antes que nada que no soy corporativista, que no defiendo a mis compa√Īeros simplemente porque lo sean y que pienso que muchos profesores no deber√≠an serlo y a veces me averg√ľenzo de la cosificaci√≥n funcionarial de algunos de mis colegas de profesi√≥n. Pero no hablamos de eso, porque fundamentalmente con ustedes no se puede hablar de nada. Hubi√©semos podido discutir de la conveniencia o no de mantener un sistema de inmersi√≥n ling√ľ√≠stica, hubi√©semos podido hablar de fracaso escolar, de dignificar la profesi√≥n docente o de mil cosas m√°s, pero su mon√≥logo es tan sordo como su est√©ril triling√ľismo de sal√≥n y de partido.No me siento identificado con cualquiera que se ponga una camiseta verde, pero s√≠ me siento orgulloso de pon√©rmela junto a todos ellos. Porque no esperaba este movimiento, ni esta respuesta a su totalitarismo democr√°tico y porque creo que les estamos dando a ustedes y a nuestros alumnos una lecci√≥n de dignidad. Y no hablo desde la silla de un despacho, sino desde mi tercera semana de huelga activa, de compartir la calle con compa√Īeros y compa√Īeras a los que he visto llorar, sufrir, discutir y gritar porque lo que est√°n haciendo ustedes es inmoral, indecente y sobre todo cruel. Un atropello asqueroso y lamentable que alg√ļn d√≠a les pasar√° factura.He vivido de primera mano sus formas de control y manipulaci√≥n de la informaci√≥n, la sumisi√≥n vergonzosa de medios como IB3 a los designios de su propaganda pol√≠tica, la filtraci√≥n de mentiras y el uso del miedo como arma de forma que nunca antes hab√≠a visto. Me averg√ľenzo de todos ustedes y lo que representan. Es la ignominia,la censura, la cara m√°s oscura de un sistema que jam√°s hab√≠a estado tan podrido.S√© que no tenemos raz√≥n en todo y puede que muchos de los que gritan en la calle no est√©n ah√≠ por lo mismo que yo. Puede incluso que algunos no sepan bien por qu√© est√°n, pero s√≠ s√© por qu√© estoy yo. Estoy porque un ministro analfabeto cree poder insultarme en el Parlamento, estoy porque un presidente de gobierno auton√≥mico cree poder humillarme p√ļblicamente, estoy porque una consellera incapaz habla de ni√Īos que no conoce como si fueran imb√©ciles y porque un diputado auton√≥mico cree poder amenazarme con incluirme en su lista y venir a por m√≠. Estoy en la calle porque hay un psic√≥pata y un eg√≥latra tomando decisiones juntos sin que nadie de su s√©quito se atreva a decirles que est√°n equivocados; porque el espacio profesional y vital donde he respirado tiza los √ļltimos veinte a√Īos se ve amenazado por algo mucho peor y sombr√≠o que un decreto de lenguas. Estoy en la calle porque ustedes son todo lo que desprecio y contra lo que he venido luchando en estos √ļltimos veinte a√Īos. Y no estoy solo. Se terminar√° esta huelga por asfixia, por desgaste, por pura pena, pero seguiremos estando ah√≠ esper√°ndoles, peleando con otras armas contra todo lo que ustedes representan.Ser profesor es luchar contra la ignorancia con la palabra y el ejemplo. En eso estamos. Llevo veinte a√Īos haci√©ndolo y voy a hacerlo veinte a√Īos m√°s. Aqu√≠ les espero, no les tengo miedo. Les tengo, simplemente, asco.Juanjo P√©rezMaestro, licenciado en filosof√≠a y profesor de secundaria. ¬†