LA TRAGEDIA DE LA GUERRA DE ARABIA SAUDITA


LA TRAGEDIA DE LA GUERRA DE ARABIA SAUDITA

Amal Hussain, de 7 a√Īos, se est√° alejando del hambre. La guerra liderada por los saud√≠es en Yemen ha llevado a millones al borde de la inanici√≥n.

IMG_20181028_204055

 Autor Declan WalshF Fotografíasde Tyler Hicks

26 de octubre de 2018

El ni√Īo de 3 a√Īos yac√≠a silenciosamente en una cama de hospital en la ciudad de Hajjah, una bolsa de huesos que luchaban por respirar.

Su padre, Ali al-Hajaji, estaba ansioso sobre él. El Sr. Hajaji ya había perdido a un hijo tres semanas antes debido a la epidemia de hambre en todo Yemen. Ahora temía que se escapara un segundo.

No fue por falta de comida en el área: las tiendas fuera de la puerta del hospital estaban llenas de artículos y los mercados estaban llenos. Pero el Sr. Hajaji no podía permitirse nada de eso porque los precios subían demasiado rápido.

‚ÄúApenas puedo comprar un pedazo de pan duro‚ÄĚ, dijo. ‚ÄúEs por eso que mis hijos est√°n muriendo ante mis ojos‚ÄĚ.

La devastadora guerra en Yemen ha estado recientemente de más  actualidad , ya que la indignación por el asesinato de un disidente saudí en Estambul ha centrado la atención en las acciones saudíes en el resto del mundo. Las críticas más duras de la guerra dirigida por los saudíes se han centrado en los ataques aéreos que han matado a miles de civiles en bodas, funerales y autobuses escolares, con la ayuda de bombas e inteligencia suministradas por los estadounidenses.[gallardate]

Pero los expertos en ayuda y los funcionarios de las Naciones Unidas dicen que también se está librando una forma de guerra más insidiosa en Yemen, una guerra económica que está cobrando un precio mucho mayor a los civiles y ahora corre el riesgo de convertir al país en una hambruna de proporciones catastróficas.

ÔŅľÔŅľÔŅľÔŅľÔŅľ[gallardete]

Lo que m√°s necesita el mundo √°rabe es la libre expresi√≥n


By Jamal Khashoggi

October 17, 2018 at 7:52 PM

eqv534wsl4i6rdbc7ixpos6w2y

Una nota de Karen Attiah, editora de Global Opinions

Recib√≠ esta columna del traductor y asistente de Jamal Khashoggi el d√≠a despu√©s de la desaparici√≥n de Jamal en Estambul. The Post dej√≥ de publicarlo porque esper√°bamos que Jamal volviera con nosotros para que √©l y yo pudi√©ramos editarlo juntos. Ahora tengo que aceptar: eso no va a suceder. Esta es la √ļltima parte de su edici√≥n que editar√© para The Post. Esta columna captura perfectamente su compromiso y pasi√≥n por la libertad en el mundo √°rabe. Una libertad por la que aparentemente dio su vida. Estar√© siempre agradecido de que eligi√≥ The Post como su √ļltimo hogar period√≠stico hace un a√Īo y nos dio la oportunidad de trabajar juntos.

Hace poco estuve en l√≠nea mirando el informe ‚ÄúFreedom in the World‚ÄĚ publicado en 2018 por Freedom House y llegu√© a una grave conclusi√≥n. Solo hay un pa√≠s en el mundo √°rabe que ha sido clasificado como ‚Äúlibre‚ÄĚ. Esa naci√≥n es T√ļnez. Jordania, Marruecos y Kuwait ocupan el segundo lugar, con una clasificaci√≥n de ‚Äúparcialmente libre‚ÄĚ. El resto de los pa√≠ses del mundo √°rabe est√°n clasificados como ‚Äúno libres‚ÄĚ.

Como resultado, los √°rabes que viven en estos pa√≠ses est√°n desinformados o mal informados. No pueden abordar adecuadamente, y mucho menos discutir p√ļblicamente, los asuntos que afectan a la regi√≥n y sus vidas cotidianas. Una narrativa dirigida por el estado domina la psique p√ļblica, y si bien muchos no lo creen, una gran mayor√≠a de la poblaci√≥n es v√≠ctima de esta falsa narrativa. Lamentablemente, esta situaci√≥n es poco probable que cambie.

El mundo √°rabe estaba lleno de esperanza durante la primavera de 2011. Periodistas, acad√©micos y la poblaci√≥n en general rebosaban las expectativas de una sociedad √°rabe brillante y libre dentro de sus respectivos pa√≠ses. Esperaban ser emancipados de la hegemon√≠a de sus gobiernos y de las constantes intervenciones y censura de la informaci√≥n. Estas expectativas se rompieron r√°pidamente; estas sociedades o retrocedieron al antiguo status quoo¬†¬†enfrentaron condiciones a√ļn m√°s duras que antes.

Mi querido amigo, el destacado escritor saudita Saleh al-Shehi, escribi√≥ una de las columnas m√°s famosas jam√°s publicadas en la prensa saud√≠. Lamentablemente, ahora est√° cumpliendo una sentencia de prisi√≥n de cinco a√Īos injustificada por supuestos comentarios contrarios al establecimiento saud√≠. La toma del gobierno egipcio de toda la tirada de un peri√≥dico, al-Masry al Youm, no enfureci√≥ ni provoc√≥ una reacci√≥n de sus colegas. Estas acciones ya no tienen la consecuencia de una reacci√≥n violenta de la comunidad internacional. En su lugar, estas acciones pueden desencadenar una condena r√°pidamente seguida de silencio.

Como resultado, se ha dado rienda suelta a los gobiernos √°rabes para que sigan silenciando los medios de comunicaci√≥n a un ritmo cada vez mayor. Hubo un momento en que los periodistas cre√≠an que Internet liberar√≠a informaci√≥n de la censura y el control asociados con los medios impresos. Pero estos gobiernos, cuya existencia se basa en el control de la informaci√≥n, han bloqueado agresivamente Internet. Tambi√©n han arrestado a reporteros locales y han presionado a los anunciantes para que da√Īen los ingresos de publicaciones espec√≠ficas.

[Lea la √ļltima columna de Khashoggi para The Post antes de su desaparici√≥n en √°rabe]

Aix√≠ va fer l‚ÄôEstat la guerra econ√≤mica contra Catalunya


PROCESO SOBERANISTA

Así hizo el Estado la guerra económica contra Catalunya

La Zarzuela y la Moncloa se unieron para forzar cambios de sedes de bancos, grandes empresas y multinacionales y extender el pánico. Directivos catalanes explican qué pasó

Así hizo el Estado la guerra económica contra Catalunya
√ÄLEX FUENTE MANTIENE, NAT√ÄLIA VILLA, ALBERT MART√ćN

“El rey es el jefe del Estado, s√≠mbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la m√°s alta representaci√≥n del Estado espa√Īol”. As√≠ comienza el art√≠culo 56 de la Constituci√≥n, el primero de los que se refieren a la Corona. S√≥lo desde una interpretaci√≥n generosa del art√≠culo se puede entender la fren√©tica actividad a que se entreg√≥ el monarca durante los d√≠as posteriores al refer√©ndum del 1 de octubre del 2017.

Felipe VI intervino personalmente en la semana m√°s convulsa que ha vivido la econom√≠a catalana en los √ļltimos a√Īos, seg√ļn confirmaron varias fuentes al ARA. El jefe del Estado, el presidente Mariano Rajoy y la c√ļpula de su gobierno trabajaron entonces con un objetivo com√ļn, llamando a empresarios y directivos para forzar una fuga de empresas que sirve de castigo econ√≥mico contra un proceso soberanista que lleg√≥ a su punto √°lgido cuando las im√°genes de la represi√≥n policial del 1-O dieron la vuelta al mundo.

La decisi√≥n del Estado fue contundente. Se inici√≥ con una retirada masiva de las cuentas que ten√≠an las administraciones y las empresas p√ļblicas a los bancos catalanes. Fue entonces cuando comenz√≥ una intensa actividad de los m√°s altos representantes del Estado, en algunos casos, y de personas que llamaban en su nombre, en otros.Objetivo: forzar CaixaBank y el Banco Sabadell a sacar la sede de Catalu√Īa.

Voces de primer nivel empresarial explican al ARA que los constan llamadas entre Felipe VI y Josep Oliu. Otras fuentes indican que Isidre Fainé, presidente de La Caixa, primera accionista de CaixaBank, mantuvo una reunión esa semana a la que asistieron Felipe de Borbón y un muy selecto grupo de grandes empresarios del Ibex.

El primer objetivo de esta operaci√≥n de estado era forzar el cambio de sede de los dos bancos catalanes. Con la fuga de dep√≥sitos ya desencadenada (un tercio de la cual, responsabilidad directa del Estado, como adelant√≥ ayer el ARA) y las acciones en ca√≠da libre, las dos entidades llegaron a la misma conclusi√≥n: no se pod√≠an oponer.Entre CaixaBank y el Sabadell hubo movimientos coordinados (el mi√©rcoles 4 de octubre informaron de la decisi√≥n Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y los presidentes de la ANC y de √ímnium), pero la sincronizaci√≥n no pod√≠a ser plena: el Sabadell pod√≠a cambiar la sede con una simple reuni√≥n del consejo -cosa que hizo al d√≠a siguiente, d√≠a 5- gracias a un cambio legal introducido en la √ļltima junta de accionistas. El protocolo de emergencia era conocido en el banco, pero no fue hasta esa semana que Oliu se convenci√≥ de dar el paso. Fuentes financieras sostienen que el presidente del banco fue “la persona a la que m√°s le doli√≥ la decisi√≥n”. Durante aquellos d√≠as, una persona recuerda haberlo visto en el banco con los ojos empa√Īados.Tambi√©n indican que el consejo la persona que expres√≥ m√°s dudas respecto al cambio de sede fue el secretario, Miquel Roca. Con todo, el traslado se produjo en pocas horas.Pero para CaixaBank era m√°s dif√≠cil. La antigua caja de ahorros necesitaba forzosamente convocar una asamblea general de accionistas que avalara el traslado de la sede y eso le exig√≠a un tiempo que no ten√≠a. Y la alternativa fue recurrir al gobierno espa√Īol. Fuentes de CaixaBank han negado tanto la existencia de la reuni√≥n entre Fain√© y el rey como que la entidad instara la aprobaci√≥n del decreto por parte de la Moncloa.

LA RELACI√ďN ENTRE Fain√© y Rajoy ya estaba rota antes del 1-O, hasta el punto que el presidente espa√Īol no le cog√≠a el tel√©fono aquellos d√≠as. As√≠, el financiero catal√°n llam√≥ al entonces ministro de Econom√≠a, Luis de Guindos. El ahora vicepresidente del BCE traslad√≥ la cuesti√≥n a Rajoy, que, antes de dar luz verde, la pact√≥ con el PSOE y Ciudadanos . CaixaBank negociar los detalles del decreto ley con Guindos y Jorge Moragas, jefe de gabinete de Rajoy. El jueves d√≠a 5, mientras el Sabadell cerraba la decisi√≥n, CaixaBank continuaba esperando el decreto.

La primera entidad catalana se encontr√≥ con un problema a√Īadido esa semana en que el establishment estatal ponerle la proa: lunes medio millar de trabajadores cortaron la Diagonal en protesta contra la violencia policial. Y, seg√ļn distintas fuentes, las im√°genes de la protesta multiplicaron las presiones contra el gran banco catal√°n.

Lejos de ser un√°nime, la decisi√≥n de CaixaBank gener√≥ discrepancias internas.Entre los que se opusieron a la decisi√≥n de sacar la sede de Catalu√Īa estaba el presidente de la entidad, Jordi Gual, seg√ļn ha sabido el ARA. “Fue una reuni√≥n caliente, intensa, para tomar una decisi√≥n que no hac√≠a ilusi√≥n a ning√ļn empleado”, apuntan las fuentes consultadas. Finalmente se decidi√≥ trasladar la sede fuera de Catalu√Īa por primera vez en su centenaria historia. Y a pesar de la discrepancia de Vado, el peso de La Caixa, primer accionista, se impuso y el cambio fue un hecho.

Banco Sabadell y CaixaBank ya hab√≠an dado el paso y la jugada orquestada por la Moncloa empezaba a tomar cuerpo. Faltaba un actor clave: el resto del imponente grupo empresarial de La Caixa. Las m√ļltiples fuentes consultadas por este diario discrepan en su versi√≥n de lo ocurrido. Una versi√≥n muy extendida entre el empresariado catal√°n es que la salida de todas las empresas de La Caixa fue el precio que Guindos y Moragas impusieron para promover el decreto que permit√≠a trasladar el banco. Y que, por ello, a CaixaBank la siguieron (los d√≠as siguientes, con m√°s eco medi√°tico) La Caja, Gas Natural, Criteria, Aguas de Barcelona, ‚Äč‚ÄčAbertis y Cellnex con escasa oposici√≥n a los consejos. S√≥lo se qued√≥ Saba, que no cotiza en bolsa.

Pero hay otra versi√≥n. “No fue una contrapartida: La Caja tiene una piel muy sensible y no necesita peticiones expl√≠citas;Fain√© decide la salida de todas las sedes porque quiere, porque est√° convencido de que, con Juntos el S√≠ y la CUP, Catalu√Īa independizar√° y todo ir√° hacia el desastre “, apuntan estas voces. “A Fain√© el convencen que habr√° DUI, aunque semanas antes le dec√≠an que no; lo decide por prudencia y para que de paso quedaba bien en Madrid “, apunta otra voz. Con un cambio de sede se aseguraba m√°s estabilidad jur√≠dica, aprovechaba la ocasi√≥n para presionar a los partidos independentistas y se congraciarse con el Estado.

¬ŅPor qu√© hab√≠a de congraciarse CaixaBank con Madrid? Porque hab√≠a la percepci√≥n de que si el proceso soberanista hab√≠a llegado hasta aqu√≠ era porque La Caixa y los grandes empresarios no lo hab√≠an evitado.“Hay una c√ļpula de poder, que son 2.000 personas, no m√°s, que encuentran normal mandar sobre los peri√≥dicos, las empresas y los ciudadanos”, explica un destacado directivo del Ibex-35. “Estos 2.000 empiezan por el rey, que siempre interviene por debajo de la mesa y es el primero que cree que el Proceso ha llegado hasta aqu√≠ para que La Caixa y el Sabadell no han hecho lo que tocaba”, dice.

Las presiones de la c√ļpula del Estado a los bancos catalanes son habituales, y un buen ejemplo es la forma en que se teledirigir el comunicado de la banca previo a las elecciones del 27 de septiembre de 2015 .Este n√ļcleo del poder madrile√Īo ambiciona desde hace a√Īos un posicionamiento expl√≠cito de Fain√© y Oliu contra la independencia y, a su entender, esto no se ha dado. Fuentes empresariales catalanas recuerdan que en c√≠rculos de Madrid, “figuras como Joan Rosell [presidente de la CEOE] y Joaquim Gay de Montell√† [presidente de Fomento del Trabajo] son ‚Äč‚Äčvistas casi como independentistas”. Esta etiqueta, que no liga ni remotamente con la realidad, tambi√©n lo arrastran las dos entidades financieras. “Si no cambiabas la sede parec√≠a que eras independentista”, dice un directivo.

Para a√Īadir dramatismo a la situaci√≥n, los bancos catalanes se enfrentaron entonces a una nueva amenaza. Es lo que en el entorno del banco de la estrella se conoce como el ¬°A por ellos! financiero. La semana del 2 de octubre se lanz√≥ una fort√≠sima campa√Īa de captaci√≥n comercial de las grandes cuentas que hab√≠an abandonado el Sabadell y CaixaBank. Con un protagonista destacado: el Banco Santander.

Diferentes fuentes financieras apuntan que el banco de Ana Bot√≠n, a diferencia del BBVA, se aboc√≥ a captar estos nuevos clientes exprimiendo el clima de miedo de un eventual cataclismo en Catalu√Īa. El celo y la hiperactividad con que el banco rojo llev√≥ a cabo esta operaci√≥n propici√≥, incluso, quejas formales de los bancos catalanes. Quien recibi√≥ estos reproches fue el consejero delegado, Jos√© Antonio √Ālvarez, que se sacudi√≥ las culpas y se√Īal√≥ susottogoverno como responsable del ¬°A por ellos! financiero. Se da la circunstancia de que √Ālvarez ha sido sustituido hace s√≥lo diez d√≠as de su cargo de consejero delegado del primer banco espa√Īol por los problemas que experimenta la entidad en Espa√Īa. Este diario ha podido saber que la destituci√≥n fue recibida en los despachos nobles de CaixaBank y el Sabadell con una alegr√≠a poco disimulada.

El balance de da√Īos ocho d√≠as despu√©s del 1-O era imponente. El d√≠a 9 todas las empresas catalanas del Ibex 35 menos una hab√≠an anunciado que trasladaban la sede fuera de Catalu√Īa (el Sabadell, las del grupo La Caixa y tambi√©n Colonial). El impacto psicol√≥gico era enorme, en parte tambi√©n por la mezcla de entusiasmo y de catastrofismo con que la mayor√≠a de medios con sede en Madrid abordaban la cuesti√≥n . Y s√≥lo Grifols, con un 95% del negocio fuera de Espa√Īa, decidi√≥ mantener la sede en Catalu√Īa.

Para explicar lo que se estaba desencadenando hay que hable de efecto dominó. Quizá sería más preciso referirse a una bola de nieve. Pero a pesar de que ya empezaba a rodar ya tener considerables dimensiones, la invisible mano que impulsaba esta bola quería más.

Cali OTRO golpe de efecto. Y eso pasaba por las multinacionales. En concreto, por una: Seat, bandera de la econom√≠a catalana, de capital alem√°n y primera empresa de Catalu√Īa en n√ļmero de trabajadores, con m√°s de 13.000 empleados. Mat√≠as Carnero, presidente del comit√© de empresa , explica que despu√©s de que se supiera el adi√≥s de los bancos, Luca de Meo convoc√≥ un comit√© de crisis en la que dej√≥ claro su criterio: “Seat se deb√≠a mantener neutral”.

Aquellos d√≠as diferentes ministerios, y tambi√©n la Generalitat, presionaban Seat para saber si mantendr√≠a la sede. “A todos les dec√≠a lo mismo: dejadnos hacer coches!” El comit√© de crisis se reun√≠a todos los d√≠as, estudi√≥ escenarios posibles, entre los que hab√≠a un incremento de la represi√≥n policial-, ya la plantilla se le comunic√≥ que todo seguir√≠a igual si no hab√≠a ning√ļn cambio legal. Pero el d√≠a 12 las cosas cambiaron. Durante el acto del D√≠a de la Hispanidad en Madrid, un emisario de la Casa del Rey transmiti√≥ a “un directivo de Seat” la preocupaci√≥n de la Corona. “Al d√≠a siguiente nos enteramos de que ya se hab√≠an trasladado a De Meo las preguntas que hab√≠a hecho la Casa del Rey”, rememora Carnero.

Aunque nadie ha explicado hasta ahora quien hizo el papel de correa de transmisi√≥n, varias fuentes recuerdan que entre los invitados a la celebraci√≥n del 12 de octubre estaba el ex pol√≠tico y empresario Josep Piqu√©, miembro del consejo de administraci√≥n de Seat. Sea como fuere, De Meo resisti√≥ tambi√©n la presi√≥n de la monarqu√≠a y Seat mantuvo su sede en Catalu√Īa. Ese mes se sald√≥ con nervios y con un cambio en la agenda: se tuvo que aplazar la presentaci√≥n mundial del Seat Tarraco, el primer modelo de la marca con un nombrecatal√°n.

El √ļltimo trofeo de caza que quedaba era el resto de multinacionales con sede en Catalu√Īa. “Aqu√≠ tuvo un papel el rey, porque a las multinacionales no llegan los ministros”, asegura una fuente conocedora de los hechos. Hay coincidencia en la percepci√≥n que Felipe VI se implic√≥ personalmente a hacer llamadas a empresas extranjeras para que trasladaran la sede fuera de Catalu√Īa.

Consultada por este diario, la Casa del Rey no niega las acusaciones. “Lo que hace el rey en su agenda privada no lo contamos”, declara un portavoz. Respecto a las llamadas, claro: “Siempre hace cosas de estas”. Y a√Īade: “Su misi√≥n no empieza y termina en los actos y las audiencias donde hay fotos”.

La agenda p√ļblica del rey tambi√©n da pistas: en 2014 hizo 14 actos la primera quincena de octubre, en 2015 mantuvo la cifra, en 2016 tuvo 6 actos oficiales y el a√Īo pasado s√≥lo 2: el pol√©mico discurso del d√≠a 3 y el desfile del 12 de octubre.

Como reflexiona un directivo, la presi√≥n del rey sobre las multinacionales no tuvo mucho √©xito. “La mayor√≠a decidieron quedarse en Catalu√Īa, por respeto a su gente, a sus trabajadores”, explica. A su juicio, y tal como los hechos acabar√≠an demostrando, “las presiones los resbalan”.Diferentes voces exponen que seguramente ayud√≥ el Brexit. Nadie ignoraba que el adi√≥s del Reino Unido en la Uni√≥n Europea se hab√≠a votado en junio de 2016 y que 16 meses despu√©s no hab√≠a habido ninguna ruptura traum√°tica -y actualmente el conflicto a√ļn no se ha resuelto-. Esto hac√≠a poco veros√≠mil el supuesto apocalipsis econ√≥mico que estaba a punto de producirse en Catalu√Īa. Y eso motiv√≥ que los planes de contingencia de muchas multinacionales continuaran guardados en el caj√≥n.

La negativa de las multinacionales fue firme aunque en algunas hubo presiones internas, con consejeros espa√Īoles que amenazaron con dimitir si no se sacaba la sede de Catalu√Īa. Hay diferentes versiones sobre la sofisticaci√≥n de los argumentos que utilizaban los partidarios de trasladar sus, especialmente en empresas no financieras.Uno de los m√°s utilizados fueron las alusiones a la ley de transitoriedad catalana, que supuestamente abr√≠a la puerta a una doble imposici√≥n fiscal, a la prohibici√≥n de trasladar sus empresas ya la nacionalizaci√≥n de determinados sectores, adem√°s de la potestad del Gobierno de destituir presidentes de entidades financieras. Fuentes jur√≠dicas consultadas por el ARA constatan que esta pol√©mica ley no abordaba todos estos aspectos.

A menudo estas presiones las hicieron ministros o miembros del gobierno de menor rango. Personas que recibieron llamadas coinciden en apuntar que se trataba de “sugerencias” y mensajes poco expl√≠citos. Tambi√©n hubo llamadas menos delicadas. Clientes de empresas catalanas que, cuando llamaban al proveedor, le invitaban a cambiar de sede. Hay un caso elocuente: un directivo de El Corte Ingl√©s habl√≥ con un proveedor catal√°n. Al recibir una respuesta negativa a la pregunta de si hab√≠an sacado la sede de Catalu√Īa, le espet√≥: “T√ļ sabr√°s”.

La pregunta surge sola. ¬ŅQu√© hac√≠an consejeros y empresas del mundo privado instante otros agentes del mercado a dejar Catalu√Īa? En la respuesta se debe incluir un innegable componente ideol√≥gico. Los empresarios y directivos tambi√©n tienen ideas pol√≠ticas y, en este caso, con la tensi√≥n a flor de piel, dec√≠an su. “Quisieron vender que esto, si hab√≠a independencia, ser√≠a un solar, los Monegros”, dice un veterano del Ibex. “Y la salida de sus sociales es simb√≥lica, pero tiene una fuerte carga pol√≠tica”, a√Īade. “Hab√≠a ganas que todo se hundiera”, apunta otro alto directivo, que a√Īade un diagn√≥stico pesimista: “Fue una guerra econ√≥mica, una guerra que se inici√≥ con la OPA de Gas Natural a Endesa e incluso antes “. Esta voz recuerda el papel de instituciones tradicionalmente tan inocuas como el Colegio de Registradores.Habitualmente poco activo, entonces enviaba una nota diaria actualizando el marcador de empresas que hab√≠an trasladado la sede fuera de Catalu√Īa.“Llevaban el casco puesto”, dice. Esta voz no calla otra reflexi√≥n de futuro: “As√≠ las cosas, ser√≠a mejor que en Catalu√Īa nos centr√°ramos en negocios no regulados, como por ejemplo la tecnolog√≠a y la moda”.

Entre las docenas de voces que han participado en este reportaje (y que lo han hecho con la condici√≥n de mantener el anonimato) tambi√©n hay cr√≠ticas al papel de la Generalitat. Lamentan que el Gobierno no combatiera los comentarios sobre la ley de transitoriedad, critican que actu√≥ con “lentitud”, que estaba “desorientada” y que dej√≥ muy solos y con pocos argumentos los directivos que defend√≠an mantener la sede en Catalu√Īa. Y especialmente para hacer frente a una acci√≥n tan coordinada y masiva como la que lanz√≥ el Estado. La visi√≥n m√°s compartida es que la Generalitat no dio respuesta a los empresarios y, de hecho, el departamento de Econom√≠a organiz√≥ una reuni√≥n con multinacionales para transmitirles tranquilidad, pero no se produjo.

La actual consejera de Empresa y entonces directora general, √Āngeles Chac√≥n, asegura que si no pudieron frenar la salida de sus fue en parte por el decreto ley que el Gobierno aprob√≥ a petici√≥n de CaixaBank, y que recibieron “toda tipo de empresas “.“Pasamos un mes y medio como si fu√©ramos a la UCI, con horarios maratonianos”, dice.Los directivos lamentan, con todo, que la Generalitat no tuvo una actitud proactiva para ayudar a las empresas.

Las fuentes consultadas para elaborar este relato explican que entre los motivos para sacar las sedes de Catalu√Īa hab√≠a mucho m√°s que razones (fundamentadas o no) de proteger el negocio. Por ejemplo, para un directivo es fiscalmente m√°s ventajoso tributar en Madrid que en Catalu√Īa, donde el IRPF es m√°s elevado. En el argumentario tambi√©n mencionaba el convencimiento de que las empresas con sede en Madrid reciben menos inspecciones fiscales que las que son en Catalu√Īa. “Algunos aprovecharon la ocasi√≥n para trasladar la sede y as√≠ acabar pagando menos impuestos”, dice el presidente de una empresa del Ibex. Y otro factor clave fue el seguidismo: todo el mundo lo hac√≠a y cambiar de sede era r√°pido, ten√≠a un coste √≠nfimo y te proteg√≠a contra los riesgos de los que advert√≠a del Estado (salida del euro, aranceles, derrumbe econ√≥mico … ).

El balance de todo es impactante. Entre 3.449 y 4.422 empresas, seg√ļn la fuente que se consulte, han trasladado la sede social de Catalu√Īa desde octubre de 2017. Fue una verdadera estampida. Y como en toda estampida, en este caso hubo una primera persona que ech√≥ a correr y, tambi√©n, alguien que forz√≥ esta reacci√≥n.

Texto original en catal√°n:
Aix√≠ va fer l’Estat la guerra econ√≤mica contra Catalunya
Proponer una traducción mejor

Noam Chomsky: el neoliberalismo est√° destruyendo nuestra democracia


Noam Chomsky: el neoliberalismo est√° destruyendo nuestra yNoam Chomsky: el neoliberalismo est√° destruyendo nuestra democracia

Por Christopher Lydon

Durante 50 a√Īos, Noam Chomsky, ha sido el S√≥crates de Estados Unidos, nuestra plaga p√ļblica con preguntas que pican. No habla a la plaza de la ciudad de Atenas, sino a un vasto pueblo global en dolor y ahora, parece, en peligro.

noam-chomsky-portrait-otu-img
El mundo en problemas hoy en día sigue un camino hacia la puerta de Noam Chomsky, aunque sea porque ha sido franco durante tanto tiempo sobre la llegada de un torbellino. No es que el mundo sepa qué hacer con las advertencias de desastres de Noam Chomsky en ciernes. Recuerda el famoso titubeo del anfitrión de televisión patricio William F. Buckley Jr., que se enfrentó a la ira de Chomsky sobre la guerra en Vietnam en 1969.

Es extra√Īo lo de Noam Chomsky: The New York Times lo llama “discutiblemente” el pensador p√ļblico m√°s importante, aunque el peri√≥dico rara vez lo cita, o discute con √©l, y las estrellas gigantes de los medios populares en la televisi√≥n de la red casi nunca lo hacen. Y sin embargo, el hombre es universalmente famoso y venerado en su 89¬ļ a√Īo: es el cient√≠fico que nos ense√Ī√≥ a pensar en el lenguaje humano como algo integrado en nuestra biolog√≠a, no como una adquisici√≥n social; √©l es el humanista que critic√≥ duramente la Guerra de Vietnam y otras proyecciones del poder estadounidense, primero por razones morales, antes que por consideraciones pr√°cticas. Sigue siendo una estrella de rock en los campus universitarios, aqu√≠ y en el extranjero, y se ha convertido en una especie de Estrella del Norte para la generaci√≥n posterior a Occupy que hoy se niega a sentir el Bern-out.
Sigue siendo, por desgracia, una figura ajena en los lugares donde se elaboran las políticas. Pero en su casa en el MIT, es un viejo profesor notablemente accesible que responde a su correo electrónico y recibe a los visitantes como nosotros con un poco de chispa.

La semana pasada, visitamos Chomsky con una misi√≥n abierta en mente: est√°bamos buscando una cuenta no est√°ndar de nuestra historia reciente de un hombre conocido por decir la verdad. Le escribimos que no quer√≠amos escuchar lo que √©l piensa, sino c√≥mo. Le hab√≠a respondido que el trabajo arduo y una mente abierta tienen mucho que ver con eso, tambi√©n, en sus palabras, una “disposici√≥n de estilo socr√°tico para preguntar si las doctrinas convencionales est√°n justificadas”.
Christopher Lydon: Todo lo que queremos que hagas es explicar en qué parte del mundo estamos en un momento-

Noam Chomsky: Eso es f√°cil.

CL: [Risas] -Cuando tantas personas estaban al borde de algo, algo hist√≥rico. ¬ŅHay un resumen de Chomsky?

NC: ¬ŅBreve resumen?

CL: Sí.

NC: Bueno, un breve resumen, creo, es que si echas un vistazo a la historia reciente desde la Segunda Guerra Mundial, ha sucedido algo realmente notable. Primero, la inteligencia humana creó dos enormes mazos capaces de acabar con nuestra existencia, o al menos con la existencia organizada, ambas de la Segunda Guerra Mundial. Uno de ellos es familiar. De hecho, ambos ya son familiares. La Segunda Guerra Mundial terminó con el uso de armas nucleares. Fue obvio de inmediato el 6 de agosto de 1945, un día que recuerdo muy bien. Era obvio que pronto la tecnología se desarrollaría hasta el punto de conducir a un desastre terminal. Los científicos ciertamente entendieron esto.

En 1947, el Bolet√≠n de Cient√≠ficos At√≥micos inaugur√≥ su famoso Reloj del Juicio Final. Ya sabes, ¬Ņqu√© tan cerca estuvo el minutero de la medianoche? Y comenz√≥ siete minutos hasta la medianoche. En 1953 se hab√≠a movido a dos minutos hasta la medianoche. Ese fue el a√Īo en que Estados Unidos y la Uni√≥n Sovi√©tica explotaron bombas de hidr√≥geno. Pero resulta que ahora entendemos que al final de la Segunda Guerra Mundial el mundo tambi√©n entr√≥ en una nueva √©poca geol√≥gica. Se llama antropoceno, la √©poca en la que los humanos tienen un impacto severo, de hecho tal vez desastroso en el medio ambiente. Nuevamente se movi√≥ en 2015, nuevamente en 2016. Inmediatamente despu√©s de las elecciones de Trump a fines de enero de este a√Īo, el reloj se movi√≥ nuevamente a dos minutos y medio hasta la medianoche, el m√°s cercano que ha estado desde el 53.

De modo que están las dos amenazas existenciales que hemos creado, que en el caso de la guerra nuclear podrían eliminarnos; en el caso de una catástrofe ambiental, cree un impacto severo, y algo más.

Una tercera cosa sucedi√≥. Comenzando alrededor de los a√Īos 70, la inteligencia humana se dedic√≥ a eliminar, o al menos debilitar, la principal barrera contra estas amenazas. Se llama neoliberalismo. Hubo una transici√≥n en ese momento del per√≠odo de lo que algunas personas llaman “capitalismo regimentado”, los a√Īos 50 y 60, el gran per√≠odo de crecimiento, el crecimiento igualitario, muchos avances en justicia social, etc.
CL: la democracia social …

NC: Socialdemocracia, s√≠. A veces se lo llama “la edad de oro del capitalismo moderno”. Eso cambi√≥ en los a√Īos 70 con el inicio de la era neoliberal en la que vivimos desde entonces. Y si se pregunta qu√© es esta era, su principio fundamental es socavar los mecanismos de solidaridad social y apoyo mutuo y el compromiso popular para determinar la pol√≠tica.

No se llama eso. Lo que se llama es “libertad”, pero “libertad” significa una subordinaci√≥n a las decisiones de un poder privado concentrado e irresponsable. Eso es lo que significa. Las instituciones de gobierno u otras clases de asociaciones que podr√≠an permitir que las personas participen en la toma de decisiones se debilitan sistem√°ticamente. Margaret Thatcher lo dijo bastante bien en su aforismo sobre “no hay sociedad, solo individuos”.
En realidad, inconscientemente, sin dudas, parafrase√≥ a Marx, quien en su condena a la represi√≥n en Francia dijo: “La represi√≥n est√° convirtiendo a la sociedad en un saco de patatas, solo individuos, una masa amorfa no pueden actuar juntos”. Eso fue condenaci√≥n. Para Thatcher, es un ideal, y eso es neoliberalismo. Destruimos o al menos socavemos los mecanismos de gobierno por los cuales las personas, al menos en principio, pueden participar en la medida en que la sociedad sea democr√°tica. As√≠ que debil√≠tenlos, socaven las uniones, otras formas de asociaci√≥n, dejen un saco de patatas y, mientras tanto, transfieran las decisiones al inexplicable poder privado, todo en la ret√≥rica de la libertad.

Bueno, ¬Ņqu√© hace eso? La √ļnica barrera para la amenaza de destrucci√≥n es un p√ļblico comprometido, un p√ļblico informado y comprometido que act√ļe en conjunto para desarrollar medios para enfrentar la amenaza y responder a ella. Eso ha sido sistem√°ticamente debilitado, conscientemente. Quiero decir, de vuelta a la d√©cada de 1970 probablemente hemos hablado de esto. Hubo mucha discusi√≥n de √©lite en todo el espectro sobre el peligro de demasiada democracia y la necesidad de tener lo que se llam√≥ m√°s “moderaci√≥n” en la democracia, para que la gente se volviera m√°s pasiva y ap√°tica y no molestara demasiado las cosas, y eso es lo que hacen los programas neoliberales As√≠ que ponlo todo junto y ¬Ņqu√© tienes? Una tormenta perfecta.
CL: Lo que todos notan son todos los titulares, incluyendo Brexit y Donald Trump, y el nacionalismo hind√ļ y el nacionalismo en todas partes y Le Pen todos m√°s o menos juntos y sugiriendo alg√ļn fen√≥meno del mundo real.

NC: est√° muy claro, y era predecible. No sab√≠a exactamente cu√°ndo, pero cuando impone pol√≠ticas socioecon√≥micas que conducen al estancamiento o la decadencia de la mayor√≠a de la poblaci√≥n, socavan la democracia, eliminan la toma de decisiones de manos populares, van a tener ira, descontento, miedo toma todo tipo de formas. Y ese es el fen√≥meno que err√≥neamente se llama “populismo”.

CL: No s√© qu√© piensas de Pankaj Mishra, pero me gusta su libro Age of Anger, y √©l comienza con una carta an√≥nima a un peri√≥dico de alguien que dice: “Debemos admitir que no solo estamos horrorizados sino desconcertados. . Nada desde el triunfo de los v√°ndalos en Roma y el norte de √Āfrica ha parecido tan repentinamente incomprensible y dif√≠cil de revertir “.

NC: Bueno, eso es culpa del sistema de informaci√≥n, porque es muy comprensible y muy obvio y muy simple. Tomemos, dicen los Estados Unidos, que en realidad sufrieron menos de estas pol√≠ticas que muchos otros pa√≠ses. Tome el a√Īo 2007, un a√Īo crucial justo antes del accidente.
¬ŅCu√°l era la maravillosa econom√≠a que entonces era alabada? Fue uno en el que los salarios, los salarios reales de los trabajadores estadounidenses, eran en realidad m√°s bajos de lo que eran en 1979, cuando comenz√≥ el per√≠odo neoliberal. Eso es hist√≥ricamente sin precedentes a excepci√≥n de trauma o guerra o algo as√≠. Aqu√≠ hay un largo per√≠odo en el que los salarios reales han disminuido literalmente, mientras que se cre√≥ algo de riqueza, pero en muy pocos bolsillos. Tambi√©n fue un per√≠odo en el que se desarrollaron nuevas instituciones, instituciones financieras. Vuelves a los a√Īos 50 y 60, una llamada Edad de Oro, los bancos estaban conectados a la econom√≠a real. Esa era su funci√≥n. Tampoco hubo accidentes porque exist√≠an regulaciones del New Deal.

Comenzando a principios de los a√Īos 70 hubo un cambio brusco. En primer lugar, las instituciones financieras explotaron en escala. En 2007, en realidad ten√≠an el 40 por ciento de las ganancias corporativas. Adem√°s, ya no estaban conectados a la econom√≠a real.

En Europa, la forma en que se socava la democracia es muy directa. Las decisiones se ponen en manos de una troika no elegida: la Comisión Europea, que no ha sido elegida; el FMI, por supuesto no electo; y el Banco Central Europeo. Ellos toman las decisiones. Entonces la gente está muy enojada, están perdiendo el control de sus vidas. Las políticas económicas los están perjudicando, y el resultado es enojo, desilusión, etc.
Acabamos de verlo hace dos semanas en las √ļltimas elecciones francesas. Los dos candidatos estaban ambos fuera del establecimiento. Los partidos pol√≠ticos centristas han colapsado. Lo vimos en las elecciones estadounidenses del pasado noviembre. Hubo dos candidatos que movilizaron la base: uno de ellos, un multimillonario odiado por el establishment, el candidato republicano que gan√≥ la nominaci√≥n, pero advirti√≥ que una vez que est√° en el poder es el antiguo establecimiento el que est√° funcionando. Puedes luchar contra Goldman Sachs en la campa√Īa electoral, pero te aseguras de que dirijan la econom√≠a una vez que te encuentres.

CL: Entonces, la pregunta es, en un momento cuando la gente est√° casi lista … cuando est√°n listos para actuar y casi listos para reconocer que este juego no est√° funcionando, este sistema social, ¬Ņtenemos la dote como especie para actuar? en √©l, para entrar en esa zona de perplejidad y luego de acci√≥n?

NC: Creo que el destino de la especie depende de ello porque, recuerde, no es solo desigualdad, estancamiento. Es un desastre terminal. Hemos construido una tormenta perfecta. Eso debería ser los titulares gritando todos los días. Desde la Segunda Guerra Mundial, hemos creado dos medios de destrucción. Desde la era neoliberal, hemos desmantelado la forma de manejarlos. Esas son nuestras pinzas. Eso es lo que enfrentamos, y si ese problema no se resuelve, terminamos.

CL: Quiero volver Pankaj Mishra y la Era de la ira por un momento-

NC: No es la Era de la Ira. Es la era del resentimiento contra las pol√≠ticas socioecon√≥micas que han perjudicado a la mayor√≠a de la poblaci√≥n durante una generaci√≥n y han socavado consciente y en principio la participaci√≥n democr√°tica. ¬ŅPor qu√© no deber√≠a haber ira?

CL: Pankaj Mishra lo llama -es una palabra nietzscheana- “resentimiento”, que significa este tipo de ira explosiva. Pero √©l dice: “Es la caracter√≠stica definitoria de un mundo donde la promesa moderna de igualdad colisiona con enormes disparidades de poder, educaci√≥n, estatus y-

NC: que fue dise√Īado de esa manera, que fue dise√Īado de esa manera. Regresar a la d√©cada de 1970 En todo el espectro, el espectro de √©lite, hab√≠a una gran preocupaci√≥n por el activismo de los ’60. Se llama “el tiempo de los problemas”. Civiliz√≥ el pa√≠s, lo cual es peligroso. Lo que sucedi√≥ es que gran parte de la poblaci√≥n -que hab√≠a sido pasiva, ap√°tica, obediente- intent√≥ ingresar a la arena pol√≠tica de una u otra manera para presionar sus intereses y preocupaciones. Se llaman “intereses especiales”. Eso significa minor√≠as, j√≥venes, ancianos, agricultores, trabajadores, mujeres. En otras palabras, la poblaci√≥n. La poblaci√≥n tiene intereses especiales, y su tarea es simplemente mirar en silencio. Y eso fue expl√≠cito.

Dos documentos salieron a mediados de los 70, que son bastante importantes. Vinieron desde extremos opuestos del espectro político, ambos influyentes, y ambos llegaron a las mismas conclusiones. Uno de ellos, en el extremo izquierdo, era la Comisión Trilateral: internacionalistas liberales, tres grandes países industrializados, básicamente la administración Carter, de ahí es de donde provienen. Ese es el más interesante [La crisis de la democracia, un informe de la Comisión Trilateral]. El relator estadounidense Samuel Huntington de Harvard, recordó con nostalgia los días en que, como él mismo dijo, Truman pudo manejar el país con la cooperación de algunos abogados y ejecutivos de Wall Street. Entonces todo estuvo bien. La democracia fue perfecta.

Pero en los ’60 todos coincidieron en que se volvi√≥ problem√°tico porque los intereses especiales comenzaron a tratar de entrar en acci√≥n, y eso causa demasiada presi√≥n y el estado no puede manejar eso.
CL: Recuerdo bien ese libro.

NC: Tenemos que tener más moderación en la democracia.

CL: No solo eso, dio vuelta a la l√≠nea de Al Smith. Al Smith dijo: “La cura para la democracia es m√°s democracia”. Dijo: “No, la cura para esta democracia es menos democracia”.

NC: No fue √©l. Fue el establecimiento liberal. √Čl estaba hablando por ellos. Esta es una opini√≥n consensuada de los internacionalistas liberales y las tres democracias industriales. Ellos -en su consenso- concluyeron que un problema importante es lo que llamaron, sus palabras, “las instituciones responsables del adoctrinamiento de los j√≥venes”. Las escuelas, las universidades, las iglesias, no est√°n haciendo su trabajo. No est√°n adoctrinando a los j√≥venes adecuadamente. Los j√≥venes deben ser devueltos a la pasividad y la obediencia, y entonces la democracia estar√° bien. Ese es el extremo izquierdo.

Ahora, ¬Ņqu√© tienes en el extremo derecho? Un documento muy influyente, el Memorando de Powell, sali√≥ al mismo tiempo. Lewis Powell, un abogado corporativo, m√°s tarde juez de la Corte Suprema, produjo un memorando confidencial para la C√°mara de Comercio de los Estados Unidos, que ha sido extremadamente influyente. M√°s o menos desencaden√≥ el llamado “movimiento conservador” moderno. La ret√≥rica es un poco loca. No pasamos por eso, pero la imagen b√°sica es que esta izquierda furiosa se ha apoderado de todo. Tenemos que usar los recursos que tenemos para vencer a esta Nueva Izquierda que est√° socavando la libertad y la democracia.

Conectado con esto fue algo m√°s. Como resultado del activismo de los a√Īos 60 y la militancia del trabajo, hubo una tasa de ganancia decreciente. Eso no es aceptable. Entonces, tenemos que revertir la ca√≠da de la tasa de ganancia, tenemos que socavar la participaci√≥n democr√°tica, ¬Ņqu√© viene? Neoliberalismo, que tiene exactamente esos efectos.
Listen to the full conversation with Noam Chomsky on Radio Open Source.

Justicias y mordazas¬†(2010) por Tico Pelayo


 

Justicias y mordazas (2010)

Ir a índice de Tico Pelayo Tico Pelayo

GoebbelsVenimos oyendo y leyendo con frecuencia que todo argumento es digno de respeto y aquellos discursos que promuevan la violencia machista, la discriminación racial, el odio ideológico o la justificación de un genocidio quedan amparados por el derecho de cada persona a expresarse libremente. Si impedimos la difusión de cada discurso que no compartimos estaremos asumiendo un posicionamiento totalitario, intolerante y fascista, justo aquellos que tanto criticamos.

Vamos a desmontar esa idea: la libertad de expresión, lejos de ser un derecho absoluto, tiene unos límites muy marcados y que se acotan, esencialmente, en el ejercicio responsable de ese derecho. Estos límites tratan de proteger otros bienes jurídicos fundamentales que podrían verse lesionados significativamente cuando el comunicador disfruta de una posición cualificada que le permite tener cierta parcela de poder y ascendencia de opinión sobre la sociedad. Así, el derecho a la vida, el derecho a la integridad y a la dignidad de la persona, a su no discriminación por su orientación sexual, creencias, etnia, nacionalidad, etc… deben primar siempre sobre el derecho a la libertad de expresión o mejor dicho, no deben primar sino ser su límite.

En ese sentido, el derecho a la libertad de expresi√≥n se encuentra subordinado √©tica y jur√≠dicamente a otros derechos fundamentales de mayor rango dentro de la propia¬†Declaraci√≥n Universal de los Derechos Humanos¬†v√≠nculo externo; as√≠, “Todos tienen derecho a igual protecci√≥n contra toda discriminaci√≥n que infrinja esta Declaraci√≥n¬†y contra toda provocaci√≥n a tal discriminaci√≥n“.

O lo que es lo mismo, a la intolerancia no se le puede ni se le debe responder con tolerancia.

Con ello abandonamos el argumento jur√≠dico y entramos en las¬†razones √©ticas¬†y si se quiere filos√≥ficas de la mano de¬†Karl Poppery su famosa paradoja. Para √©l, toda tolerancia ilimitada conduce indefectiblemente hacia la intolerancia. “Si extendemos la tolerancia ilimitada aun a aquellos que son intolerantes; si no nos hallamos preparados para defender una sociedad tolerante contra las tropel√≠as de los intolerantes, el resultado ser√° la destrucci√≥n de los tolerantes y, junto con ellos, de la tolerancia.”

Esto es ¬Ņdebemos comernos a los can√≠bales para acabar con el canibalismo?

Por lo que a mí respecta no creo que precisamente aquellos que si pudieran acabarían completamente con la libertad de expresión  tengan derecho a ampararse en ella para destruir las conquistas sociales.

Yo apuesto por respetar cualquier idea especialmente aquellas que son diferentes a las mías; pero si generan -o inducen a generar- discriminaciones, opresión, violencia y odio, mi conciencia pesa más que mi respeto.

Y la intolerancia se me hace en esos casos m√°s respetable que la injusticia.

Informeurgent


Traducción  https://www.softcatala.org/traductor/

portada_informeurgentcat_3

A continuación os ofrecemos algunos pasajes de nuestro Informe Urgente. Si os apetece seguir leyendo en http://www.informeurgent.cat lo podréis conseguir entero.
En la  web encontraréis como pedirlo on-line y que en dos o tres días os llegue a casa. También encontraréis un listado de librerías donde lo podéis pedir.

 

Este libro no ha seguido los canales oficiales de edición y distribución. Para entendernos: no lo encontraréis al Corte Inglés!
El libro vale 10‚ā¨. Hemos puesto el precio m√°s ajustado que hemos podido. 160 p√°ginas, gastos de env√≠o incluidas (si lo ped√≠s por Internet). A parte, el 20% de los beneficios se destinar√° a 3 cajas de resistencia:
a) Caja de solidaridad de Òmnium y ANC. De aquí se pagan las fianzas.
b) Caja de resistencia ‚ÄúAsociaci√≥n Catalana por los Derechos Civiles‚ÄĚ organizada por los familiares de los presos. De aqu√≠ se pagan gastos para poder ir a ver y acompa√Īar los presos.
c) Caja de resistencia organizada por la CUP. Para cubrir gastos judiciales de los miembros de la CUP encausados, de la gente de los CDR encausadas o por las huelgas del 3-O y el 8-N.
Cualquier duda, pregunta o comentario o propuesta para hacer una presentación al : contacte@informeurgent.cat o vía WhatsApp o Telegram: 686 99 11 37.

 

√ćndice
CAP√ćTULO 1: Esca√Īos 4 y 5

Hay que explicarse ahora.No de aqu√≠ a 10 a√Īos Esperamos que este informe desde los esca√Īos 4 y 5 os sea de alguna utilidad. Y que si alguien est√° un poco triste, le alegre el d√≠a!
CAP√ćTULO 2: No subordinados
El grupo saltó por los aires en directo y ante la mirada de millones de personas. Por los motivos de fondos, las tensiones y los ataques de autoritarismo que provocaron este estallido, habían empezado mucho antes. Ahora lo veréis.
CAP√ćTULO 3: Un tr√†veling inicial por el hemiciclo ¬∑
Parecía un hemiciclo destinado a mirar lejos, a perseguir horizontes de cambio, a salir de la jaula y a convertirse más que en alternativa, en alteridad.
CAP√ćTULO 4: Presupuestos con muletas ¬∑
El 2011, la ciudadan√≠a sali√≥ a la calle a decir ¬ęno nos representan¬Ľ. Y lo dijo a todo el mundo: a las fuerzas de izquierda, a las fuerzas de derecha y a las fuerzas que jugaban en la indefinici√≥n de decir que eran ¬ęde centro¬Ľ.
CAP√ćTULO¬†5: Caminos hacia el 80% ¬∑
¬ęHas pensado que lo que digas y como te ‘portes’ puede no beneficiar tu carrera pol√≠tica?¬Ľ
CAP√ćTULO 6: El futbol√≠n de Itziar
¬ę√Ängels :: ‘y dijera lo que dijera el portavoz del grupo, no me arrepiento nada que desde mi esca√Īo, el esca√Īo 5√®, se votara s√≠ al nacimiento del 1-O’¬Ľ
CAP√ćTULO 7: El cap√≠tulo m√°s dif√≠cil desde el esca√Īo 4
No es el capítulo más importante de este informe, ni mucho menos.
Pero para mí es el  más difícil de escribir.
CAP√ćTULO 8: Federalismo como utop√≠a dram√°tica en el R√©gimen del 78
Caminal nos dec√≠a que cuando no es posible promover la uni√≥n en la diversidad hay que asumir tambi√©n el deber y el derecho a promover la secesi√≥n o¬†la independencia, aunque sea la √ļltima opci√≥n, cuando todas las otras han resultado bald√≠as o imposibles.
CAP√ćTULO 9: Los hechos de octubre.
Pocas veces una sociedad ha tenido la oportunidad de protagonizar y de sufrir un momento hist√≥rico de fondo, de aquellos que marcan un hito en su histria.Fu√©¬† un acontecimiento de tal magnitud que tardaremos a√Īos en entender su verdadera profundidad.
CAP√ćTULO 10: D√≥nde est√°s , Espa√Īa?Esta ha sido nuestra experiencia. Esperamos que sirva. Porque la lucha no ha hecho m√°s que empezar.
CAP√ćTULO 11: Catalu√Īa: horizontes compartidos
La estaca está bien carcomida. Seguro que tumba. Y como lo estiramos? Puede pasar que a esta generación de catalanes nos toque -cómo tantas otras lo han hecho antes- asumir que si ser demócrata quiere decir alguna cosa, es que siempre habrá que luchar. Y que no tenemos el permiso de rendirnos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un mensaje de dolor de la democracia fallida : “lo hemos perdido todo”


fb_img_1473782452630

Este es el mensaje que lanza la democracia fallida ¬†desde aquel aci√°go #20N 2011. Es el grito conjunto ¬†de dolor, de todos los damnificados por aquella “l√≠nea de cr√©ditos privilegiada” que anunci√≥ el funesto Mariano , a principio de 2012.

 

 

Ese fu√© el estandarte infernal que definir√≠a todo lo que ven√≠an dispuestos a hacer. El d√≠a en que se ¬†sacrific√≥ a la mayor√≠a de espa√Īoles para salvar los criminales agujeros negros que hab√≠a provocado, entre otros #ejecutivosembrutecidos, el de. De Guindos, que para eso estaba como ministro de econom√≠a.

Ya se ha escrito bastante,y con mayor acierto que pueda hacerlo yo, de la trágica realidad que ha devenido desde que llegó al gobierno el infame equipo del PP, con el peor de todos a la cabeza, que ya es decir.

Sólo quería comentar lo que significa el cartelito de ese padre de familia, en medio de la desesperación.

Por favor, lean mis tuits


Me lo llevo a mi blog y … ah√≠ va esto ūüėČ

 

El Periscopio

Acabo de sorprenderme a m√≠ misma escribiendo: ‚Äúgracias a los periodistas que hacen su trabajo de informar‚ÄĚ. Es decir, preguntar lo que puede interesar a sus lectores, sin obviar temas conflictivos, y contarlo. Ha sido al leer la entrevista que me hizo Manuel L√≥pez ¬†y que publica Heraldo de Arag√≥n, como me ocurri√≥ con la de David Chic en El Peri√≥dico de Arag√≥n y otras en Zaragoza que es mi tierra natal y la ciudad por la que me presento como independiente al¬† Congreso en las listas de Unidos Podemos.

No creo ser ni m√°s ni menos que otros candidatos, personas que deciden dar un paso -siquiera transitorio- para trabajar por sus conciudadanos. Y me parece absolutamente desproporcionado el inter√©s concitado. En el m√°s puro sentido de la palabra ‚Äúconcitar‚ÄĚ. Si el periodista nunca debe ser noticia, el pol√≠tico tampoco, al menos en la manera como yo lo he entendido:‚Ķ

Ver la entrada original 1.567 palabras m√°s